Lecciones a un hijo sobre el amor

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

HIJO, EL AMOR ES UNA COSA GRAVE,
busca cuevas y corazones,
nace sobre las lápidas,
sobre los muertos o sobre los que están agonizando.
No te creas del mundo, hijo,
que dice amor sólo por decirlo,
porque uno siempre sueña con lo que no tiene.
Hijo, el amor no está afuera ni por los lados,
el amor no está en el cuerpo caliente,
el amor está en el centro,
en sus labios o en los lagos desnudos.
Si el amor es un gendarme
yo lo he visto pintado de verde como una mariposa,
con un casco deshaciendo huéspedes,
lo he visto, te lo aseguro,
esa mariposa era del corazón,
no la traspasaban los jinetes,
no crecía, era inmóvil, pero actuaba.
El amor, hijo, si estuviéramos en la luna,
podríamos verlo como un eclipse total de tierra,
cuando la tierra te tapa,
cuando algo en ti no respira
y apenas si subsiste como la hoja que cae en el lago.
No busques el amor,
el amor es el que te busca y no le oyes.
Si el amor vive en ti,
tu cuerpo es una cárcel,
la habitan cobras del deseo, ladrones sobre tu pelo,
enemigos que te alambran.
Debes vencerlos,
debes rescatar a tu Prometeo.
Hijo, el amor no crece, no disminuye;
no te creas de lo que dicen las gentes,
ellas lo dicen porque su corazón es una montaña rusa,
sólo tu corazón es de piedra líquida.
El amor es una cosa grave, hijo,
el amor te sacude sobre sangre y luego sobre cielos,
el amor no extraña ni sufre, pero es amor,
es un magneto que los arropa como nubes.
Decir que el amor crece o disminuye es cierto, pero inexacto:
¿Asciende el sol por la montaña?
Hijo, sólo una cosa más te digo,
y esta vez con grito, con corazón o con sangre,
óyeme:
busca una mujer con la que puedas hacer el amor.

Lecciones a un hijo sobre el amor


Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1415
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


A veces quisiera decirte

A VECES QUISIERA DECIRTE palabras indecibles A veces quisiera fugarme de ti para siempre A veces quisiera bombardearte a besos A veces apresar tu mano Y pasar las horas sin decirnos nada Pero yo te idealizo demasiado Y hasta creo


Hombre y mujer libro

UN HOMBRE ES UN LIBRO, la piel es una página; no escribo ni borro tu cuerpo, leo en él, leo tu piel que es una boca, y paso la página al verte de espaldas, lamo la página, la beso, la


Te ordeno que me ames

TE ORDENO QUE ME AMES, no sé cómo le vas a hacer pero te lo ordeno. En todo caso no pienses que te estoy obligando. El amor no se obliga. Pero yo te obligo a que me ames. Te ordeno