Lo ultimo que se pierde es la esperanza

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

POEMA PARA CUANDO LA ESPERANZA SE PIERDE

PERDIMOS LA ESPERANZA mujer del tiempo.

Tendida a las cuatro estaciones, como una cruz de sombra…

nada nos ha quedado.

Sólo este temor de búho y sueños diluyéndose,

lámparas que se pierden,

ruidos que vienen de aquí y de allá;

a veces tu cabellera transparente,

hija de la noche nupcial.

Tu canto debajo de la arena,

luces verdes que te acechan.

Y el reloj tendido entre tus muslos;

es el tiempo recorriendo tu cintura.

No pesa más que el mundo.

Tu angustia y tus párpados

/desnudos ante mi loca ternura.

Fantasmas del amor como siempre,

barcos hundiéndose y noches viudas.

Perdimos la esperanza,

el pálido tiempo.

Ahora sólo ruedan ecos.

Y el gato montés.

Errabundos pájaros eléctricos

y tu lengua hecha llama.

Perdimos los cuerpos desnudos bajo la noche.

Abandonados desde el principio.

Sólo dos mariposas me circundan.

Enterrada en los esqueléticos ojos del viento.

Todo me sobrevive,

el día de funeral, tú, tus sílabas.

Autor: Joehan Romero

Lo ultimo que se pierde es la esperanza

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1408
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Te sello

TE SELLO Te sello con esta tierra, te trazo con esta palabra, te marco con este beso. Tú sabes que en mi corazón eres la más poblada. Tú sabes que eres la más sellada, prohibida, encerrada en los maderos de


Amor, como no cantarte

AMOR, COMO NO CANTARTE, a ti rendirme, luchar contra leones, cruzar los mares, herirme, masacrarme, incendiar mi corazón y servírtelo para que te lo comas. ¡Cómo no amarte! Nena, fuego azul volcánico, por ti persistiré en la tormenta, por tu


Mira la extincion

Mira cómo los cuerpos se desmiembran cómo las amapolas se pudren cómo los insectos nos invaden cómo las cloacas nos cercenan cómo la sangre explota cómo los orines nos ahogan cómo las islas se hunden cómo el hedor nos penetra