Los infelices

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

LOS INFELICES

Ahí están los infelices, los turbios,
los que lloran a gritos,
los que son apuñalados y siguen viviendo,
los que no tienen techo y les llueve,
los impíos, los indecentes,
ahí están los que andan por las calles
y les crece un cuervo en cada diente, en cada párpado,
los que se cogen a latigazos
y jamás borran su culpa,
los que se queman,
los que no pueden más, sin embargo pueden,
los que se arrodillan a llorar
y jamás nadie se apiada,
los que piden y nunca les llega,
los que se sientan en la mesa
pero sin un pan para compartir
(si es que tiene mesa),
los infelices,
los que menstrua a todo tiempo,
los que no paran de derramar su sangre,
los que estornudan polvo y amnesia,
los fatigados,
los que nunca han visto el sol,
los que se amontonan debajo de las piedras,
los que están vencidos,
los harapientos,
los fugitivos,
los que tiene hambre y matan a su ángel y se lo comen,
los sin alma,
los que no crecieron solitarios en medio del bosque,
los desnutridos,
los que respiran y creen que aún existen,
los que se untan tierra en las mejillas,
los que nunca han sido amados,
los que, en fin, sin enterrarse, se pudren.

Los infelices

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1406
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Yo trabajo

YO TRABAJO Yo trabajo con los dedos deshechos, hacia abajo, como cayendo roto, en mi furia, en raíces amargas broto y caigo entre las ruinas y los techos. Yo también deambulo con ojos mudos, de bruces, y hacia la sombra


Aqui nos amamos y nos odiamos

AQUI NOS AMAMOS Y NOS ODIAMOS Y vamos por las calles con el cabello pegado a la frente. No somos uno. Somos multicolores hojas Que bajo un mismo árbol se sacuden Succionando la luz y la savia. Y Ahí hacemos


Oda a una mujer hermosa

ODA A UNA MUJER HERMOSA Vida mía, yo soy tu sangre agitada, mi doncella, y si he de regarme una vez más quiero que sea por ti; por ti, mi dulce azucena, triste, mi desbaratada amapola, mi volcánica libélula. Yo