Los mendigos

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

LOS MENDIGOS

 

Uno es el que va por las calles con las manos en blanco,

El que grita para saber si aún tiene voz,

El que pellizca su carne para ver si aún está vivo, si respira.

 

Uno es ese al que la vida le pone el corazón

En una licuadora para corroborar que tiene sangre,

Que aún palpita, que tiene llanto.

Uno es al que le tiemblan los dientes, los cabellos,

El que va con los ojos desteñidos,

El que estira su mano en el quicio de una catedral

De espantos y sale más blanca, blanca,

pero en blanco.

 

Uno es el que tiene hambre,

El que apenas tiene fuerzas para mantenerse

/de rodillas,

Exprimido contra el estiércol.

 

Uno es el que ve pasar esa gente feliz,

Esa gente que no lleva sudores turbios en el cuello,

Que no ha oído el ruido del estómago,

Que no ha estado en medio de una estampida de las moscas.

 

Uno es el que va por las calles y es el delincuente,

El que va solo y es el hijo de nadie,

El que va desnudo y es el impúdico,

El que tiene sed y es el muerto de hambre,

El que está muriéndose.

 

Uno es el que va con las manos en blanco

Y, entonces, no es nada,

Ni nadie;

El que se estira en medio del prado

Y ni siquiera se le prende la fragancia de las flores;

El que abre los ojos y es un iluso,

El que los cierra y se muere.

Los mendigos

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1406
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


La omnisciencia

OMNISCIENCIA Señor que estás en la hogaza que desciende de la alacena antes de hacerse larva o tierra acumulada con el rojo frío que huye hacia todos los costados de esta piedra en las disimuladas miradas o en los pantalones


El poema mas triste del mundo

QUIERO QUE TU MUERAS PRIMERO, esposa, hermana mía, quiero que tú mueras primero para que no tengas que sufrirme; quiero ser yo el que cargue el dolor tuyo y mío, de ambos; no quiero que seas triste, que llores recordando


Acurrucarse se aulla

ACURRUCARSE se aúlla y duele por todas las bombas por nunca el silencio sé no es silencio ni tiene espacio residencia antipiélago o piélago de rojo de creciendo Dormirse se muere y duele ser táctil tener ojos oír ese humo.