Los mendigos

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

LOS MENDIGOS

 

Uno es el que va por las calles con las manos en blanco,

El que grita para saber si aún tiene voz,

El que pellizca su carne para ver si aún está vivo, si respira.

 

Uno es ese al que la vida le pone el corazón

En una licuadora para corroborar que tiene sangre,

Que aún palpita, que tiene llanto.

Uno es al que le tiemblan los dientes, los cabellos,

El que va con los ojos desteñidos,

El que estira su mano en el quicio de una catedral

De espantos y sale más blanca, blanca,

pero en blanco.

 

Uno es el que tiene hambre,

El que apenas tiene fuerzas para mantenerse

/de rodillas,

Exprimido contra el estiércol.

 

Uno es el que ve pasar esa gente feliz,

Esa gente que no lleva sudores turbios en el cuello,

Que no ha oído el ruido del estómago,

Que no ha estado en medio de una estampida de las moscas.

 

Uno es el que va por las calles y es el delincuente,

El que va solo y es el hijo de nadie,

El que va desnudo y es el impúdico,

El que tiene sed y es el muerto de hambre,

El que está muriéndose.

 

Uno es el que va con las manos en blanco

Y, entonces, no es nada,

Ni nadie;

El que se estira en medio del prado

Y ni siquiera se le prende la fragancia de las flores;

El que abre los ojos y es un iluso,

El que los cierra y se muere.

Los mendigos

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1414
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Los detalles en una relacion

EN EL AMOR HASTA LAS PALABRAS no dichas bastan, y también las sospechas; El hecho exclusivo de ser amados. (Obligar a un corazón a que nos ame es como obligar a un puñal a que nos corte). A veces faltan


El poeta autodidacta

YO NO CONOZCO NOMBRES, yo sólo escribo porque me nace, porque se enloquece mi mano enterrada en la arcilla. Yo soy de un rincón oscuro y nada conozco de ese otro trepidar de los labios. ¿Han de culparme? Y si


Ibamos por la selva

IBAMOS POR LA SELVA Íbamos por la selva tupida íbamos de camisa y de miradas con los ojos quietos en la mitad del aire antes de que no sitiaran los aceros y nos internaran hacia otra humedad más virgen Íbamos