LOS SEÑORES DEL TIEMPO

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Gildardo1960
Ver biografia completa

Reloj maligno que emerge del oráculo,

Homicida latente de bosques y praderas.

Desnudo como el ciervo herido

Me sorprendes con tu grito,

Con tu alarido me anclas a tu muerte.

Vociferante como la réplica del fuego

He venido a cobrar el daño causado a la tierra.

Vespertino y macabro espejismo

De tempestades has ahogado mi sequia…

¡No me conoces, soy yo el destructor!

Aquel animal llamado hombre que devasta todo tras de sí;

Bosques, praderas, ríos y mares conocen mi huella,

El sordo fulgor de mi ira, mis ansias de poder,

Mi crueldad y salvajismo.

¡Mírame soy yo!

No el búfalo que pasta, el elefante del desierto

O el águila que vuela

Galopando en mi frente tus nostalgias

He desolado valles e inundado mares,

Estay en el espacio de tus muertes,

Bajo la sombra del mutismo,

Somos uno solo, un mismo testimonio.

Como un canto que ilumina la profecía.

Los señores del tiempo han hablado,

Llegaron de la noche presintiendo el misterio,

Los reinos y pasajes subterráneos,

Involucrando en sus recuerdos el paso de los astros.

Soy yo la tierra desolada, el huracán de la memoria,

No tengo reposo en el olvido,

Ni perdón para el desprecio;

¡Todo será destruido, todo, todo!

Original de: Gildardo Gutiérrez Isaza

Enero 10 de 2014

 

LOS SEÑORES DEL TIEMPO




Acerca del autor



Gildardo1960
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 2
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Cada beso me fecunda

OYE, CADA BESO TUYO ME FECUNDA, me remueve las células muertas, me llena de óvulos de plantas que tú, abeja blanca, conviertes en miel, DE veras, no te miento, los labios se te parecen a una fruta que uno quisiera


Oda a la mujer

ODA A LA MUJER   Donde esté la mujer hay belleza; do quiera lugar y tiempo siempre harán falta las caricias y el toque de una mujer. Bendita sea ella que convierte demonios en ángeles. Autor: Joehan Romero Oda a


Pequeños recovecos

PEQUEÑOS RECOVECOS A veces no nos queda más que hacer pequeños recovecos en un camino ya poco revocable. Pequeños recovecos