LOS SEÑORES DEL TIEMPO

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Gildardo1960
Ver biografia completa

Reloj maligno que emerge del oráculo,

Homicida latente de bosques y praderas.

Desnudo como el ciervo herido

Me sorprendes con tu grito,

Con tu alarido me anclas a tu muerte.

Vociferante como la réplica del fuego

He venido a cobrar el daño causado a la tierra.

Vespertino y macabro espejismo

De tempestades has ahogado mi sequia…

¡No me conoces, soy yo el destructor!

Aquel animal llamado hombre que devasta todo tras de sí;

Bosques, praderas, ríos y mares conocen mi huella,

El sordo fulgor de mi ira, mis ansias de poder,

Mi crueldad y salvajismo.

¡Mírame soy yo!

No el búfalo que pasta, el elefante del desierto

O el águila que vuela

Galopando en mi frente tus nostalgias

He desolado valles e inundado mares,

Estay en el espacio de tus muertes,

Bajo la sombra del mutismo,

Somos uno solo, un mismo testimonio.

Como un canto que ilumina la profecía.

Los señores del tiempo han hablado,

Llegaron de la noche presintiendo el misterio,

Los reinos y pasajes subterráneos,

Involucrando en sus recuerdos el paso de los astros.

Soy yo la tierra desolada, el huracán de la memoria,

No tengo reposo en el olvido,

Ni perdón para el desprecio;

¡Todo será destruido, todo, todo!

Original de: Gildardo Gutiérrez Isaza

Enero 10 de 2014

 

LOS SEÑORES DEL TIEMPO




Acerca del autor



Gildardo1960
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 2
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Poema sobre la musica

HABLO DE TI, de la voz violenta que hechiza el aire, del aleteo de una mariposa nacida en una noche sorda, de la canción sin oídos, de la alegoría sin oídos, del rugido de un agua quieta, de una libélula


Los detalles del amor

DICES QUE LA TARDE ¿Por qué dices que la tarde estaba hermosa? Aún lo está, sólo que por encima de estas nubes. Y cuando mis ojos se quedan ciegos tú sigues siendo la misma mujer adorable. Hoy has estado cazando


Tu llanto

TU LLANTO SE SALE DE TUS OJOS y viene a vivir en mi piel… y no es bueno que así sea, no es bueno que las lágrimas te azoten la cara; es mejor que en nuestro amor se diluyan, que