lunatica


somnoliento me arrimo a mi suspiro
indago en el limbo y consumo tu aliento
anido en tu reflejo tan manido
tumbado es como te siento

lindando onirico languideciendo
consintiendo tu palida presencia
y tu , con estupida veemencia
sacrificas ignorante mi cordura

contraes una lagrima que aun murmura
transformando tu imagen apatica
con pasiones siniestras desmerecidas
no hay mas que asumirte y recordarte
lunatica

lunatica

Inscríbete para enviar tus poemas


Acerca del autor


LEERENALDO
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia
Poemas publicados: 1
Cómo mostrar mi imagen

Quizás te perdiste de:

Todas las calles serán testigos del ultimo adiós por decir… Mojara la lluvia de junio, angel que sobrevuela a mi…

tokem_2015

C.O.N.F.I.D.E.N.C.I.A.L.M.E.N.T.E. Moriré, más que ayer, instantáneo, en blanco, helado por el fuego, a pintar la luna; durmiendo, navegaré su altura…

JoelFortunato

Acrósticos clásicos


Te extraño: Te extraño mucho, tanto, eso no lo dudes. Extraño tus...

Te quiero: Te quiero ineludiblemente, eternamente quiero tener...

Te amo: Te amo, no puedo evitarlo. Aquí, ahora y ya, te amo...

¿Quieres ser mi novia? Quiero hacerte una pregunta, y quiero que...

Eres mi mundo: Eres mi luz, mi refugio, eres mi todo, mi sol...


Te extraño mucho:

Te extraño mucho. Eso no lo dudes, sin ti soy...

Feliz cumpleaños:

Feliz cumpleaños en este día te deseamos, que...

¡ERA YO UN GRAN ÁRBOL!
POETA EICHELBERGER

Siguiente Poema al azar


Abenamar A benamar, el de los ojos B ienamados E l elegido en lo alto de sus ojos N egros. Abenamar, el que sabe A mar de un forma total, el que es como un M ar lleno de espuma y viento. A benam...
pero ellos no entienden tal parece que mi autoestima decrece las burlas crecen y crecen y esta mas que claro que las personas no saben sobre mi condición se que tengo sobrepeso once años de edad y un hipotiroi...
LAS MANOS Las manos son las flores; las caricias, los pétalos que salen de las manos y perfuman los cuerpos. Las manos son las flores más hermosas que existen y a veces las cambiamos por flore...
Hay frente a mí un ataúd HAY FRENTE A MI UN ATAUD —estoy viéndolo—, con mis ojos de perro herido, con sangre marchita en las venas. Hay un hombre que más que hombre fue lo hueco de la flauta, la oquedad del pos...