ME AFERRO A LAS HOJAS DE LOS TILOS. ANA MARÍA MANCEDA


Publicado por:
Ana MarIa Manceda
Ver biografia completa

otros poemas

ME AFERRO A LAS HOJAS DE LOS TILOS.  ANA MARÍA MANCEDA

 

Homenaje a la ciudad de La Plata donde transcurrió mi niñez y juventud

 

 

 

Me aferro a las hojas de los tilos

ahí me arrullo, ahí me adhiero.

Soy la humedad del tiempo

soy el olfato, todo el olfato.

No voy a despedirme, estaré ahí siempre.

Quizás cuando el otoño avance

formaré con las hojas el humus de los suelos

y renaceré en primavera.

Así, entre cada otoño y cada primavera

estaré adherida a las hojas de los tilos.

Del suelo al árbol, del árbol al suelo

como entreteniendo al tiempo

como engañando al tiempo.

Así jugando con las lágrimas

que surgen desde la humedad del tiempo,

del olfato, de las grandes distancias

todo, todo eso …

para jamás decir adios.***

 

En antología editorial Dunken

ME AFERRO A LAS HOJAS DE LOS TILOS. ANA MARÍA MANCEDA

Acerca del autor


Ana MarIa Manceda
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 6
Cómo mostrar mi imagen


Poema anterior:

«

ME AFERRO A LAS HOJAS DE LOS TILOS.  ANA MARÍA MANCEDA   Homenaje a la ciudad de La Plata donde transcurrió mi niñez y juventud      

Poema siguiente:

»

ME AFERRO A LAS HOJAS DE LOS TILOS.  ANA MARÍA MANCEDA   Homenaje a la ciudad de La Plata donde transcurrió mi niñez y juventud      


Poemas recomendados

EBRIA MORTALIDAD

EBRIA MORTALIDAD Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ Porque la muerte lloró sus lágrimas viviendo en un mar seco viendo lo que de sí, no recordaba el corazón

Un mar en mi corazon

Un mar de cerezas en mi corazón, se mueven al ritmo de una canción. Maduran al sol, maduran al ritmo de la canción. Bailan con sentimiento, dulce fruto


COMPLEJIDADES

COMPLEJIDADES Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ Desenredando las palabras danzan bajo el agua soles sin ropa rotos por el cielo entre los suspiros interrogando intimidades invencibles en

Al ocaso Pierden la esperanza,qué ya ni creen en mi,salvo el kikiriki del gallo que anima el incesante construir de mi sueño.