MEA CULPA

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

MEA CULPA

Esto no es sino un momento, debo resistir;
esto no es más que un día de abril,
víspera de la resurrección.
Esto no es más que mi muerte a mano de mis enemigos;
esto no es más que los labios rotos,
la garganta calcinada
y ríos de semen en que navegan navíos mortuorios
/que se pierden.
Esto no es más que destrozarme,
escupirle a los ojos de la virgen,
maltratarla, matar a su hijo,
romper el juramento
y abandonarme a la suerte del recién condenado.

Que los martillos del horror me azoten
hasta que desmoronen la piedra de mi pecho,
que un montón de mujeres indeseables
me expriman hasta matarme.
Es inútil, ya no resisto,
la carne se me pudre y los perros
me amorfinan con sus ojos de azufre,
mi cuerpo es invadido de minas atroces,
sin destino;
cruza un astro perdido
y es mi cuerpo despedazado
en rojas imágenes,
en el monstruo que hoy me subyuga para siempre,
en su oscura lengua que me descalcifica del alma.
Y vuelvo a caer a su sitio de violadas angustias,
y vuelvo a quedarme en el corazón apretado,
en los testículos llenos de gusanos,
como corriendo, triste y demente,
desolado,
con la llaman lúbrica que ha de quemarme.

Mea culpa,
confieso que soy un diablo,
confieso que hay armas más tristes que un pétalo en la boca,
y que hay una serpiente más letal
que un temblor cargado de granadas,
y que hay murciélagos antropófagos saliendo
de cada uno de mis cabellos,
y que hay en mi frente hombres mortales,
ángeles desteñidos y sucios.
Y hay prostitutas con las piernas abiertas
y un niño llenándolas de cohombros,
lenguas inundadas de saliva,
la voz haciéndose más ronca, más tibia.
Y hay un hombre con un cuchillo matando a su madre:
yo,
arrojándola desnuda a un mar de tiburones,
toda descascarada, rota, llena de humedades,
como una virgen única en mi cóccix,
como un rugido de llamas que me llenan de armaduras.
Pero yo no soy todavía un himno,
ni todavía lo suficientemente microbio,
ni todavía zapatero que huele pegante
y huye de su mundo.

Mea culpa,
confieso la peste que atrinchera mis miedos,
confieso los cuchillos de semen con que corro por el mundo.
Ya mi mano se ha llenado de tormentas,
ya mi sangre se ha podrido junto a la rosa.
Abrid mi cuerpo y veréis que está vacío,
descosed mi alma apenas cicatrizada
y veréis pueblos, osamentas,
orines de locura, brazos, piernas,
basuras, escorias de la memoria,
dientes que agonizan;
y a un lado mi yo, mi carne toda llena de vejigas,
mis ojos hundidos como un continente que se ha perdido,
como ciegos buzos que el mar ha devorado.
Y también el ángel llenándose de gusanos,
y también sus pechos lamidos por cenizas erizadas,
cayendo a un túnel derruido,
cayendo de su ansia a mi ansia,
cayendo de mi pubis ensangrentado a la derrota.
Confieso la mano invadida de las tenias,
confieso las costras ácidas
y mi propia pesadilla nacida de mi hambre;
confieso el caballo que hay entre mis piernas
y su cuerno múltiple que abre vaginas invisibles.
¿Adónde iré?
¿Qué llama penetrante aniquilará la bestia que alimento?
Mea culpa de la hora sola,
mea culpa del cuerpo frágil que hoy se me aleja,
de las tiernas manos sobre las que escupo
mi derrota,
¿acaso no me haré ángel escapando de esta
rueda de torturas?
Mea culpa de imágenes oscuras,
de tierras oscuras en la memoria,
de caballos irrefrenables en el vientre
que me azotan una y otra vez.
¡Y la traición!
Cómanme los cielos,
cómanme las llamas, las lenguas de la condena;
que me astillen las hachas del remordimiento
y desaparezca todo vestigio de mi suerte,
de lo que amé,
de lo que quise y de lo que no quise,
del tugurio que jugaba conmigo,
del faro apagado tras el que corría,
del trigo que cortaba con mi mano,
del cuerpo que añoré,
del espíritu como gota de fuego que añoré,
del dios que me pule,
del amor que busco
y jamás apreso.

MEA CULPA




Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1416
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Cuerpo vaporoso

CUANDO TE VIENES CON TU CUERPO VAPOROSO, como humo o estrella, cuando me tocas y siento tus pechos diminutos en mi espalda, cuando me miras con tus ojos oceánicos y como si una llama hubiera invadido las pupilas, mujer delgada


Poema sobre el telefono

TELÉFONO SIN ALAMBRES Hace unos días regalé, para uso de la casa, un teléfono inalámbrico. He pensado que, en últimas, sí es necesario porque, por ejemplo, sirve para contestar en todo lado, cuando uno está en el sanitario, cuando está


Poema sobre la angustia

SEGUNDA NOSTALGIA   “La angustia es una esperanza”   Dichoso el pájaro que puede volar, dichoso el cielo cuando el verano lo saluda, la mano que siembra una flor y al amanecer halla un jardín.   Hay una boca juvenil