Mi amor por la poesía

otros poemas, reflexión y motivación
 Poema al azar
Publicado por:
Eduardo Araiza
Ver biografia completa

muchos toman a la poesía
como trabajo
muchos toman a la poesia
como una forma de ganar dinero
otros la toman como filosofia para reflexionar
algunos la transforman en musica
yo la veo y la siento como mi amada
la tengo en mi sangre
la tengo en mi corazon
hago poesia con razon de hacer pensar a la gente
hago poesia cuando pierdo la razon
saco la inspiracion de donde no la tengo
y por eso aun sigo
no importa si la muerte llego
estare ahi para escribir
no importa si estoy cansado o enfermo
estare ahi para complaser a mi libreta
si escribo un poema me pierdo en un mundo diferente y me dirijo a mi eden distante
si se preguntan el como saco inspiracion aqui les contesto
si es de amor solo recuerdo a mi amada
si es trizte solo pienso en todo el mal que he provocado
si es de enojo solo tengo que piensar en mi ser
cuando deje de escribir sera por el echo de que hice mi deber en este mundo
y dejen les digo que mi deber es hacer reflexionar a todo el mundo con la poesia
mi deber es hacer amor con poesia
mi deber es hacer paz entre pueblos y gobiernos a partir de palabras plasmadas en una libreta
mi deber es hacer feliz a todo el mundo atraves de los sueños de las palabras

Mi amor por la poesía
Se habla de:

Enviar poema

Acerca del autor



Eduardo Araiza
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 6
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


La indiferencia que causa poner el dedo en la llaga

FLECHAS INVISIBLES ¿Qué es más importante, el hombre o la filosofía? Yo sé que el hombre que es de donde emana la filosofía (y más que el hombre). Pero para el caso a que me refiero, es más importante la


Tus manos

TUS MANOS   Miro tus manos y no veo más que un poco de nubes y de espacio. Y cuando anochece veo un montón de puntos de nieve, como luciérnagas inmóviles y un irremediable deseo de aire: El cielo son


*ABANICOS DEL OLVIDO* ANA MARÍA MANCEDA

*ABANICOS DEL OLVIDO* ANA MARÍA MANCEDA          Noche y las sombras de las hojas de los árboles    nocturnos. Abanicos fantasmas refrescando amores    en  las puertas de los zaguanes. El aire del trópico, la música caribeña