Mi amor por la poesía

otros poemas, reflexión y motivación
 Poema al azar
Publicado por:
Eduardo Araiza
Ver biografia completa

muchos toman a la poesía
como trabajo
muchos toman a la poesia
como una forma de ganar dinero
otros la toman como filosofia para reflexionar
algunos la transforman en musica
yo la veo y la siento como mi amada
la tengo en mi sangre
la tengo en mi corazon
hago poesia con razon de hacer pensar a la gente
hago poesia cuando pierdo la razon
saco la inspiracion de donde no la tengo
y por eso aun sigo
no importa si la muerte llego
estare ahi para escribir
no importa si estoy cansado o enfermo
estare ahi para complaser a mi libreta
si escribo un poema me pierdo en un mundo diferente y me dirijo a mi eden distante
si se preguntan el como saco inspiracion aqui les contesto
si es de amor solo recuerdo a mi amada
si es trizte solo pienso en todo el mal que he provocado
si es de enojo solo tengo que piensar en mi ser
cuando deje de escribir sera por el echo de que hice mi deber en este mundo
y dejen les digo que mi deber es hacer reflexionar a todo el mundo con la poesia
mi deber es hacer amor con poesia
mi deber es hacer paz entre pueblos y gobiernos a partir de palabras plasmadas en una libreta
mi deber es hacer feliz a todo el mundo atraves de los sueños de las palabras

Mi amor por la poesía
Se habla de:

Enviar poema

Acerca del autor



Eduardo Araiza
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 6
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Si tan solo por el día hoy pudiera no pensar en ti…

Pero a cada momento, te pienso, te recuerdo, es como si solo tu fueras lo único importante en mi vida, y aunque si lo eres, daría todo por cambiar mi forma de pensar…desearía poder tener el control de mi vida,


ALGO SOBRE LOS HIJOS

ALGO SOBRE LOS HIJOS   Deben saber que ustedes no son la madre ni el padre de aquel a quien llaman hijo; ustedes sólo han sido el ducto, el bello intermediario entre el viento y la niebla. ¿Acaso le llama


Sobre la cremacion

QUIERO SER QUEMADO, que mi cuerpo arda en las maderas, en los hornos; y que mi ceniza arda. No quiero que los gusanos se coman mis venas, que se unan mis raíces a la tierra; no quiero podrirme en medio