Motivos para querer a una mujer

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

¿POR QUE NO HE DE QUERERTE, mujer,

si tú eres la que me resucita?

Por qué no he de quererte.

Tú eres la que está conmigo en la hora ácida

Y eres mi ángel, Angela.

¿cómo no voy a quererte

si tú eres la que me va a levantar de este fango,

de este lodo,

si sólo tú borras mi dolor

y las lágrimas que nos parten?

¿quién sino tú me levantará en una cruz?

¿Quién sino tú me dará alas

sin hacerme pájaro?

Sólo contigo puedo permanecer

y saber que hay amor.

Sólo contigo puedo vencer mis miedos

y amanecer junto a ti,

tocar tu piel y saber que toco un cielo.

No eres la más hermosa, es cierto,

¡pero eres la más hermosa!

Y tu voz no es una lira

pero me he adormecido escuchándote;

y no eres un arroyo

pero te siento correr junto a mí,

llena toda de llama líquida,

de amor a chorros,

llena de granadas que son flores

y se te enroscan como una madreselva.

Entonces ¿por qué no he de quererte?

¡Por qué si eres la que me astilla,

la que quita el barro de mis uñas,

la que me besa y,

aunque mi boca sea torpe,

es suficiente para saber que te quiero

y que me quieres?

Autor: Joehan Romero

Motivos para querer a una mujer


Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1415
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Sin tener un amor

NOSOTROS, LOS QUE ESCRIBIMOS EL AMOR, estamos más cerca y ausentes de él (Son necesarias las dos facetas). Nosotros, los que vamos por el mundo con el corazón aniquilado, borrados de la cumbre y del supremo precipicio. Del mismo modo


Que este amor no nos cambie

QUE ESTE AMOR NO NOS CAMBIE, que nos deje intactos, que no nos eleve sino que nos deje como minúsculos soplos de amor, enterrados, en lo solitario, que no nos llene ni nos colme, que nos deje, día a día,


El fin de la guerra

VENIMOS A ENTERRARTE, venimos hacia ti, oh difunta, llenos de collares de los hombres que quedaron en el campo. Venimos con un pueblo de huesos al hombro, con una múltiple procesión de mejillas desbaratadas. ¡Confiésate ahora que el odio arde,