Motivos para querer a una mujer

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

¿POR QUE NO HE DE QUERERTE, mujer,

si tú eres la que me resucita?

Por qué no he de quererte.

Tú eres la que está conmigo en la hora ácida

Y eres mi ángel, Angela.

¿cómo no voy a quererte

si tú eres la que me va a levantar de este fango,

de este lodo,

si sólo tú borras mi dolor

y las lágrimas que nos parten?

¿quién sino tú me levantará en una cruz?

¿Quién sino tú me dará alas

sin hacerme pájaro?

Sólo contigo puedo permanecer

y saber que hay amor.

Sólo contigo puedo vencer mis miedos

y amanecer junto a ti,

tocar tu piel y saber que toco un cielo.

No eres la más hermosa, es cierto,

¡pero eres la más hermosa!

Y tu voz no es una lira

pero me he adormecido escuchándote;

y no eres un arroyo

pero te siento correr junto a mí,

llena toda de llama líquida,

de amor a chorros,

llena de granadas que son flores

y se te enroscan como una madreselva.

Entonces ¿por qué no he de quererte?

¡Por qué si eres la que me astilla,

la que quita el barro de mis uñas,

la que me besa y,

aunque mi boca sea torpe,

es suficiente para saber que te quiero

y que me quieres?

Autor: Joehan Romero

Motivos para querer a una mujer




Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1416
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Errancia

ERRANCIA No sabía el camino y lo he encontrado; yo era un pájaro errante entre la niebla, sólo una señal de humo en la noche, y ahora, soslayada la tierra de las cicatrices, intento hacer nido —acaso inútilmente— en el


Versos de amor

VERSO QUE TE AMA   En lo alto las estrellas danzan y los luceros brillan. Mi mirada se clava en el horizonte mientras la música se pierde en el aire fresco y a lo lejos mis pensamientos vuelan.   Eres


desde que tu te has ido

                  Desde que tú te has ido Cuantas noches en sueños me he escapado contigo cuantas más en silencio he gritado te quiero cuantas veces sin ti me acompaño el hastío cuantas noches de invierno, desde que tú te