Motivos para querer a una mujer

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

¿POR QUE NO HE DE QUERERTE, mujer,

si tú eres la que me resucita?

Por qué no he de quererte.

Tú eres la que está conmigo en la hora ácida

Y eres mi ángel, Angela.

¿cómo no voy a quererte

si tú eres la que me va a levantar de este fango,

de este lodo,

si sólo tú borras mi dolor

y las lágrimas que nos parten?

¿quién sino tú me levantará en una cruz?

¿Quién sino tú me dará alas

sin hacerme pájaro?

Sólo contigo puedo permanecer

y saber que hay amor.

Sólo contigo puedo vencer mis miedos

y amanecer junto a ti,

tocar tu piel y saber que toco un cielo.

No eres la más hermosa, es cierto,

¡pero eres la más hermosa!

Y tu voz no es una lira

pero me he adormecido escuchándote;

y no eres un arroyo

pero te siento correr junto a mí,

llena toda de llama líquida,

de amor a chorros,

llena de granadas que son flores

y se te enroscan como una madreselva.

Entonces ¿por qué no he de quererte?

¡Por qué si eres la que me astilla,

la que quita el barro de mis uñas,

la que me besa y,

aunque mi boca sea torpe,

es suficiente para saber que te quiero

y que me quieres?

Autor: Joehan Romero

Motivos para querer a una mujer

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1406
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


De donde venimos? (Amoroso)

¿DE DONDE VENIMOS? Dices mientras tus ojos se comen medio mundo. Mira el cielo., ¿ves ese jardín de luciérnagas inmortales? De allá venimos, amor mío. De allá procede esta ansia que en vano resisto. Pero tú vienes de una tarde,


Poema para una perra

ERES UNA PERRA, y te amo más cuando estás de cría. Conoces mi olor y sabor, te prendes a mi pierna y no me sueltas hasta que descubres un tacto sangriento. Me cuidas, trotas por el monte, —y a veces


El mundo es mas hermoso cuando duermes

EL MUNDO ES MAS HERMOSO CUANDO DUERMES, cuando estás toda arropada y oigo tu jadeo tibio; no hay en ti ni un dolor ni una lágrima, ni un olor a esos viejos cañones que allá, afuera, derraman sangre. Y no