Nada puede impedir el amor

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

SI ESTE SOL QUE YA ESTA MURIENDO
está destinado a nacer mañana,
nada habrá que lo impida;
si dos pájaros que apenas si se conocen
están destinados a volar juntos,
nada habrá que lo impida.
Yo sueño con el volar unidos de los pájaros,
con las aguas que se unen para formar un río,
con dos pececillos que henden el océano,
con la luna y el sol reflejados en ese mismo río.
Y no importa el tiempo,
después quedará más tiempo;
después, si es verdadero,
quedará la eternidad ante nosotros.

 

SI EL SOL CUANDO AGONIZA en los bordes del mundo
ha de resurgir de su ceniza, nada habrá que lo impida;
si dos pájaros desconocidos, en la sombra,
están destinados a juntar sus alas en un mismo vuelo,
nada habrá que lo impido.
Por el contrario, si no están destinados,
así los enjaulemos, al salir, volarán separados.
El destino es una roca ya trazada
por el que caminamos más fácilmente.
Podemos hacer otro destino pero ya habremos
de hender broza, ir más lentos,
expuestos a más peligros.
El camino ya trazado lo recorremos fácilmente.
El nuevo camino que forjamos aún no está construido
y es por ello más arduo, más lento.
Amo el destino que ya está hecho
y el que queda por delante,
en espera de ser construido.

Nada puede impedir el amor


Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1419
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Ya te vas

YA TE VAS de forma definitiva, ya parece que de mi corazón se elevan tus alas. Ay ¿por qué ya no quererte! Y este latido de piedra y no de ti. Como las águilas. Como ellas, eres un pájaro gigante;


Tratando de olvidarte

TANTO TIEMPO TRATANDO DE OLVIDARTE, tanto huir lejos de ti contigo. Amor, ¿Cómo olvidarte? ¿Y por qué te aferras a mí justo cuando más intento sacarte de mí, conmigo? ¿Por que surges de las paredes? ¿Del silencio en silencio? ¿De


Te quiero niña

AHORA NIÑA, te quiero y rompes mi pauta, arrancas todas las flores de mi huerto y en él te plantas, en el centro. Oh, rosa sangrienta, huyes y mi cabeza es tu cárcel. Te pareces a un arco-iris de besos,