Para que hace falta la guerra?

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

“Uno no sabe si llorar por los muertos

o por los que quedaron vivos”

 

TE ECHAREMOS DE MENOS, guerra,

sólo por una razón;

El no habernos matado también a nosotros.

Hubiera sido mejor.

Entonces no estaría peleando un trozo de pan

/con los perros

ni engañando mi esperanza con palabras de falsa luz.

No estaríamos tratando de rescatar de la ceniza

un cabello de esos que besarnos viendo romperse el día.

 

La guerra ha terminado —se nos ha dicho—

(Como si realmente pudiera correrse esta cortina de humo

y este grito apenas comenzado en lo labios).

Antes nos desvelaban las explosiones

caídas sobre el mundo;

ahora ya nada nos desvela,

ahora ya no tenemos sueño,

nuestro sueño quedó enterrado

bajo las fronteras de la ruina,

nuestra esperanza descendió con sus alas rotas.

Antes luchábamos contra el frío uniendo los cuerpos,

pero ahora esos cuerpos me horrorizan

y me llenan de más frío que la nieve.

Sí, hubiera sido mejor descender también nosotros

junto a estos niños para siempre.

Autor: Joehan Romero

Para que hace falta la guerra?

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1414
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Alumbras todas mis horas

SABES QUE ALUMBRAS TODAS MIS HORAS, que duermes y en sueños me nombras. Eres fogata para mi sed de árbol astillado. Estás en todas mis cosas, eres como de aire y te respiro inevitablemente; no vengas ahora a desteñir este


Una vez más

Hundiéndome en chispas que nunca prendieron bien. Alucinando; persiguiendo los clavos que se llevó el viento.  Esas corrientes misteriosas que están aliadas al tiempo. No voy a dejar que se escapen.  Quiero volver a besar esas escarpias. Aunque me corroan


He de escribir aun sobre este laberinto

HE DE ESCRIBIR AUN SOBRE ESTE LABERINTO; sí, un poco más; en unas cuantas semanas debe quedar sellada esta locura humana; en unas cuantas semanas la palabra que no se dijo debe quedar así, intacta, dicha sólo con la voz