Poema amoroso (Te enamoraste)

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

TE ENAMORASTE NO DEL POETA

sino de los poemas;

tendré que hacerme también poema;

una voz rebelde que desangra las orquídeas;

una voz ingenua y desnuda

como la soledad y el luto.

Tendré que hacerme en estiércol

y la planta que de él nace,

un microbio,

un dinosaurio de la era de tus sueños,

una palabra llena de todas las vocales,

una O al revés para que te diga lo mismo

mientras siento lo contrario,

un verbo que suprima las erres;

tendré que hacerme ave o reptil,

espuma o naufragio.

Te enamoraste de la mariposa y no de la larva,

del grito, pero no del cuchillo enterrado en la garganta,

de las flores y las orquídeas,

pero no de la vagina que las legó al mundo.

 

Tendré que hacerme una letra muda o una letra que grita,

tendré que hacerme poema en tus manos.

Así podrías tirarme al rincón del olvido por un instante…

volver a mí con una nueva ansia.

Así podría estar entre tus pechos mientras el sueño te vence.

Pero yo soy quien escribe

y te has dormido con mi cuaderno de poemas

en tus manos,

abrazándolos como al amor de tu vida.

Tendré que hacerme el amor de tu vida.

Autor: Joehan Romero

Poema amoroso (Te enamoraste)

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1408
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


El deseo – amoroso

EL DESEO Te persigo entre piedras, lagos, tempestades, entre las penínsulas del humo o entre el relincho atroz de los metales. Te alcanzo. Tú no huyes. Inútil es que te ocultes debajo de las piedras o en la copa alta


Rebeldia

REBELDIA Aunque hoy mi vida se consuma, como en un exilio; aunque mi carne se desgaste con el paso en siglos; aunque sea sólo como un fuego anónimo —aquel que arde allí donde dos bocas no se llaman, aquel que


Cable electrico en las afueras del arbol wo

CABLE ELÉCTRICO EN LAS AFUERAS DEL ÁRBOL WÖ Quisiera ser un poco de tierra en lo alto de la nieve Quisiera ser un cocodrilo blanco en la isla tibia de tus dedos (No naufragaría ni te asesinaría de repente) El