Poema amoroso (Te enamoraste)

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

TE ENAMORASTE NO DEL POETA

sino de los poemas;

tendré que hacerme también poema;

una voz rebelde que desangra las orquídeas;

una voz ingenua y desnuda

como la soledad y el luto.

Tendré que hacerme en estiércol

y la planta que de él nace,

un microbio,

un dinosaurio de la era de tus sueños,

una palabra llena de todas las vocales,

una O al revés para que te diga lo mismo

mientras siento lo contrario,

un verbo que suprima las erres;

tendré que hacerme ave o reptil,

espuma o naufragio.

Te enamoraste de la mariposa y no de la larva,

del grito, pero no del cuchillo enterrado en la garganta,

de las flores y las orquídeas,

pero no de la vagina que las legó al mundo.

 

Tendré que hacerme una letra muda o una letra que grita,

tendré que hacerme poema en tus manos.

Así podrías tirarme al rincón del olvido por un instante…

volver a mí con una nueva ansia.

Así podría estar entre tus pechos mientras el sueño te vence.

Pero yo soy quien escribe

y te has dormido con mi cuaderno de poemas

en tus manos,

abrazándolos como al amor de tu vida.

Tendré que hacerme el amor de tu vida.

Autor: Joehan Romero

Poema amoroso (Te enamoraste)




Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1416
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Madrugada

La normalidad puede vestir cualquier uniforme y entre tantos y tantas estoy yo: el niño que nació diciendo “Marta” y nadie sabía el porqué, tenía ganas de ti antes de nacer y es que no se como puedo tener nostalgia


Oda a una mujer hermosa

ODA A UNA MUJER HERMOSA Vida mía, yo soy tu sangre agitada, mi doncella, y si he de regarme una vez más quiero que sea por ti; por ti, mi dulce azucena, triste, mi desbaratada amapola, mi volcánica libélula. Yo


Decirte que te quiero

PUEDO DECIRTE QUE TE QUIERO en muchas formas diferentes y distintas, decírtelo de cara al océano cuando sus olas derriten el mundo en alaridos a la planta de tus pies, decírtelo como la mirla cuando el sol devela su canto