Poema de amor – Tanto calor

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

TANTO CALOR ME QUEMA.

llévame a los polos. No a los polos

positivo o negativo, sino allá donde hay hielo

y las cosas se encienden en juegos inacabables

y tus manos parecen indemnes palomas

sacadas de la nieve.

¡Quemas tanto!

Y de repente huyo a tus brazos,

y mi corazón como un hielo se desmorona,

y las lágrimas que he llorado se deshacen en un humo blanco.

Son tus amores como las uvas,

como las uvas son tus besos y tus palabras;

llevas en tu cuerpo electricidad arrolladora…

y yo me enchufo a tu boca,

a tus pechos

o a tu vientre dormido.

No hace falta decir que en un segundo quedo hecho cenizas,

polvo, haz de luz o vida.

Eres peor que la escopolamina

o que un sueño con ojos dormidos,

o que ríos de estrellas fugitivas,

o que manojos de piedras acuáticas.

Quemas más que tatuarte sobre las pupilas.

Quemas con un calor que no cambió

ni por el canto de un centenar de mirlas degolladas.

Quemas con una lucidez insufrible, y sin embargo,

a la que cada día sobrevivo.

Con decirte que por eso es que me gusta tu cabello

arrastrado por el aire.

Yo te amo aunque no vaya en tus cabellos,

yo te amo aunque entre más quemado

más necesite.

Autor: Joehan Romero

Poema de amor – Tanto calor

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1408
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


No me ames, no te quedes conmigo

NO ME AMES, no gastes tu sangre en mi corazón quemado, no dejes escapar tus suspiros. Dale a tu piel el viento cuajado de azafranes, no impidas que la marea venga y te toque, no te quedes conmigo. Vete ahora


LA ESPOSA  DE MISTICO 

Despósame místico en tu intimidad, Despósame en tu existencia infinita  Y  en la serenidad de tu ímpetu… Despósame en esta soledad  Mía, Despósame en los miedos de mi ser, Y en el ahínco de querer ser amada… Despósame  en la


Tus labios

LABIOS ROSADOS COMO UNA OSTRA, labios que se abren como una flor de carne al toque del cuerpo, labios rojos que se hinchan y que segregan toda suerte de aceites aromáticos, dulces labios en que mis dedos han quedado como