Poema de amor – Tanto calor

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

TANTO CALOR ME QUEMA.

llévame a los polos. No a los polos

positivo o negativo, sino allá donde hay hielo

y las cosas se encienden en juegos inacabables

y tus manos parecen indemnes palomas

sacadas de la nieve.

¡Quemas tanto!

Y de repente huyo a tus brazos,

y mi corazón como un hielo se desmorona,

y las lágrimas que he llorado se deshacen en un humo blanco.

Son tus amores como las uvas,

como las uvas son tus besos y tus palabras;

llevas en tu cuerpo electricidad arrolladora…

y yo me enchufo a tu boca,

a tus pechos

o a tu vientre dormido.

No hace falta decir que en un segundo quedo hecho cenizas,

polvo, haz de luz o vida.

Eres peor que la escopolamina

o que un sueño con ojos dormidos,

o que ríos de estrellas fugitivas,

o que manojos de piedras acuáticas.

Quemas más que tatuarte sobre las pupilas.

Quemas con un calor que no cambió

ni por el canto de un centenar de mirlas degolladas.

Quemas con una lucidez insufrible, y sin embargo,

a la que cada día sobrevivo.

Con decirte que por eso es que me gusta tu cabello

arrastrado por el aire.

Yo te amo aunque no vaya en tus cabellos,

yo te amo aunque entre más quemado

más necesite.

Autor: Joehan Romero

Poema de amor – Tanto calor


Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1415
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Guerra es esa

GUERRA ES ESA que te hiere los ojos, que te nace en los músculos y se hace un hacha en busca de cabezas. Guerra es tener un gusano en el corazón. Y un mundo lleno de llamas porque dentro de


Muelle solitario

MUELLE SOLITARIO Espero en el muelle repleto de moscas el muelle de madera transparente donde atracan los puñales hechos vértigo donde el viento es turbulento en la boina El palafito inmóvil en el agua inmóvil desaparece y luego se enciende


Poema a la cebolla

LA CEBOLLA sale en grandes filetes amarillos y se desnuda antes de entrar a los ojos. Luego entra también a la lengua untada de tomillo y aceite, y olvida su pasado en calderos atroces, en tenedores de palo, chillido sangriento