Poema para leer a gritos sumergido bajo el agua

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

POEM4 P4RA LE3R A GR1T0S SUMERG1DO B4J0 EL 4GUA

Ahora de la espuma amurallada
Me alejo
En la cavidad del mismo insondable deseo coralino
Y su cálida cirugía de corceles y de cuarzos
Sin tus ojos me sumerjo
En la arena desierta de los ídolos calientes
Hasta que
Glu glu glu glu
Nada

Se enc13nde d3 5úbi70 m1 4pn34 ridícul4
Y 45c1end0 d3 nu3v0 4l p4í5 d3 la5 efi6ie5
H4ci4 el mu3lle d3 di5per5as r4z45 s1n ac3i7e
6lu 6lu 6lu 6lu
N4d4
(¿Entiendes o me des-sumerjo?)

No resisto el contacto con los pueblos coralinos
Me siento perseguido por las libélulas acuáticas
Allá hay un desconocido tiburón de sal
Y su agrupada migración de brújulas
Allá hay un coro de anémonas turquesas
Y un hula-hula que rueda vestido de fósforo

P3r0 51 7u5 p4rp4d05 74m813n 713n3n 53d y v3r7160
51 3ll05 9u13r3n v3n1r m32cl4d05 c0n m1 6r3d4 9u3 713m8l4
474d05 4l 35p350 50n1d0 d3 4m471574
D35c3nd3r3m05 4l ful60r d3 d0nd3 8r074 07r0 4n63l
Y 3n7r4r3m05 4l 7483rn4cul0 9u3 3574 61r4nd0
(Ahora he llegado a lo profundo)

Entonces me arrojaré al mar para hablar con los hombres submarinos
Khalil o Dante aparecerán como peces diminutos
Y será hermoso ir con Mingar Dondup a la Gopala submarina
O al río argentado de un bailarín de milonga

Y si de repente descubro que no tengo brazos
Si una feroz amnesia acuática me muerde
Entonces descenderé a la piedra enterrada
Repleto del olor de las ciruelas
Sustituyendo tus cobrizos ojos
Entre el feliz corredor de papel u hostil lamento

Poema para leer a gritos sumergido bajo el agua
Se habla de:             




Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1416
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Poema sobre el Papa

EL PAPA El papa desea en secreto a las niñas del coro —¿o a los niños?—. Luego sube en su asno y le pisa el acelerador a fondo. Poema sobre el Papa


Un poema de los agradecimientos

UN POEMA DE LOS AGRADECIMIENTOS Agradezco al destino que me da la oportunidad de abrir hoy mis labios; agradezco a la Madre de los mundos el regalarme un trozo de latido. Agradezco, en fin, que las cosas sean como son


Ven a mi

VEN A MIS BRAZOS QUE SON LA VELETA AL AZAR DE LOS VIENTOS, ven a mi corazón que es una brújula desmantelada, —lámparas colgantes en sísmicos tugurios—. Ven por fin a mí ahora que no te aseguro que cielo. Ven