Poemas para despues de la muerte

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

POEMAS PARA DESPUES DE LA MUERTE

I

Estoy loco,
amor,
por ti deliro hasta que me lleves a la boca;
amiga,
ven,
ansíame;
te espero aún con el corazón molido;
te espero aún con los brazos abiertos
al viento sur.
Ven,
derrámate sobre mí.
Yo soy tu ángel y tú eres mi luna;
te espero,
eres todavía la cruz a que caigo,
mi remolino de espumas,
la mujer a que amo.

II

Eres como una mar de ternuras,
vida mía,
y bajo tus ojos los ojos míos se calcinan.

Eres como un firmamento ancho
y constelado;
eres la virgen de mis sueños
y aún hay tierra por medio que nos une.
No es esa tierra
un fuego que veíamos arder delante de nosotros,
no es el sol que cose los higos en el monte;
es la tierra nuestra,
la saliva detrás del deseo,
nuestros cuerpos perdidos en la noche.

III

Eres como la noche,
callada e innumerable;
como a ella
un velo de amor te cubre,
Y en mi corazón eres como eres:
incurable.
Eres como te tuve,
como te perdí en aquella tarde.
Eres como un campo que toca la nieve,
a ese campo caigo
y dejo que el hielo me invada;
eres como una vaso de agua,
como a ella te amo,
como ella eres sencilla y clara;
te bebo y mi sed de ti no cesa,
te bebo y tu corazón
bajo el mío se socava.
Eres como eres
y no te cambio por lingotes de oro;
te troco por ti misma,
por volver a verte desnuda y sagrada.
Eres mi montón de besos,
mi bandera azul,
mi esmeralda,
y en tus ojos las montañas son menos verdes,
en tus ojos el mirto y lo hortensia
se desmayan;
eres la que eres,
mi virgen irresistible,
mi poza serena y clara.

IV

URGENCIA DE TI

¿Por qué no quieres entender que te amo?
¿Que te quiero?
¿Que cada célula mía salta sobre ti?
Y ¿por qué no quieres entender que también te odio?
¿Y que te odio para que mi boca
te busque y te posea?
Ven,
arropa mi piel con tu piel desnuda;
es tu hora,
ven,
aprisiona mis sueños en el arco de tu sonrisa.
Ahora sólo quiero quererte
de la misma forma que quiero que me quieras,
y quiero también que este odio en nuestras pieles se consuma.
Ven,
calcina mi boca con las llamas de tu cuerpo,
no dejes que el viento llegue y nos arrastre,
no permitas que la noche nos abandone
antes que nuestras pieles se diluyan.
Es tu hora,
tú no vas a salir de aquí viva,
tú no vas a respirar otra cosa que no sea mi cuerpo.
¿Por qué no quieres entender que te amo?
¿Que tengo urgencia de ti?
¿Que mis dedos golpean con furia
la invisibilidad que en vano acaricio?
Te amo
y te envuelvo entre mis manos,
te amo y te cubro en un manto de espinas,
amor mío,
mi razón de sangre
y de flores desparramadas.

V

Ven ahora, acrisólame,
tamízame como maíz en la cosecha;
ahora quiero que me moldees
con tus manos de alfarero.
Ahora quiero ser tu arcilla sagrada.
Y quiero ser harina para el sagrado pan
de tu mesa.

Esta noche es nuestra noche,
no me eches de tu boca,
no me arrojes de tu lecho;
hazme crujir ahora como cruje
de la madera verde en el horno.
Soy tuyo.

Quiero deshacerme entre tus dedos,
borrar la memoria lacrada de mi mundo
y en tu cuerpo sediento amanecer.
Tríllame como campo de cebada;
ahora soy fruta madura
y no hay necesidad de que me toques
para caer;
ahora soy cauce desbordado
y no me puedes contener.
Soy tuyo.
Márcame al hierro encendido,
tócame y no me dejes huir;
en ti palidezco como los cerros lejanos,
en ti me muero y me levanto con dos alas
en la espalda.
Esta noche es nuestra noche;
taladra otra vez mi cuerpo
como si fuera la última vez.
Soy tuyo,
ven, ansíame,
lame mi cuerpo herido como a una herida
de tu cuerpo;
soy tuyo,
y caigo en tus brazos y me desmayo;
cae tú también sobre mí
como una brasa encendida,
como una piedra irremediable;
ven,
agólpate sobre mí.

Poemas para despues de la muerte

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1394
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


ALGO DE VOZ Y SILENCIO

ALGO DE VOZ Y SILENCIO   A veces hay que hablar aunque se hiera, y a veces hay que callar para no herir.   La lengua es un tropezadero infinito, un puente tendido entre luz y sombra, un puente apareado


EL ALETEO DE LA MARIPOSA. ( La nostalgia desde el punto de vista del la Teoría del Caos) Ana María Manceda ****************************************************************************************   Creí que estaba en reposo la nostalgia,  pero en algún lugar del universo aleteó una mariposa.  


No es el mar

NO ES EL MAR, No es la noche, No son las alas agitadas de los pájaros, No son los cabellos sueltos, No son los ojos perdidos de un niño, No son los musgos temblorosos Crecidos en las casuchas desbaratadas, No