Poesias de amor – impresiones

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

IMPRESIONES

 

Yo no sé, pero tengo la impresión que a veces

la quiero, que abro los labios y la quiero.

 

Es como si el amor me viniera en oleadas,

como si me diera por quererla sólo a ciertas horas,

como si mi corazón la acechara justo cuando no la tengo.

 

Y no sé, pero después de horas de soñarla

al día siguiente ni la pienso.

Y no la pienso durante muchos días

hasta que veo las rosas o me alcanza un destello.

Y vuelve a aparecer ella como un retoño diminuto,

como unos ojos de luciérnaga en la noche.

 

Yo no sé, pero tengo la impresión

de que a veces la odio;

y la odio con un rencor tan mío,

la odio justamente cuando está conmigo y sé que la tengo.

 

Pero cuando ella se va empiezo a quererla,

y la quiero toda la noche hasta que raya el día.

 

Pero a veces no la quiero.

A veces sólo la contemplo como una gota de sangre en la rosa,

como un batallón de corazones invisibles.

 

Y otras veces la veo florecer en la mitad del alma:

Ella entra en el amor como en un barco

(el barco no ha partido y el mar la espera) …

ella revive con su mano el día destruido.

 

Yo no sé, pero a veces tengo la impresión

de que está ausente,

que toco sus labios pero no siento el beso,

que le saco el corazón pero no oigo sus latidos,

que la amo y la anhelo y ella no está conmigo.

Poesias de amor – impresiones




Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1416
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Que me lleves contigo

NO QUIERO QUE ME TATUES SOBRE TU PIEL, quiero que me tatúes sobre tu vida, sobre tu alma, que cada suspiro tuyo esté impregnado de mí, que yo sea todo lo vital de lo que ves y lo que tocas;


Poema sobre la carpinteria

YO SOY TU CARPINTERO, te aserro, y en un delirio astillo tu cuerpo, hago de tu pubis una puerta sin aldabas, te pongo maderas extrañas en el vientre y te aserro con el filo de mis dientes. Te apuntillo, te


Errancia

ERRANCIA No sabía el camino y lo he encontrado; yo era un pájaro errante entre la niebla, sólo una señal de humo en la noche, y ahora, soslayada la tierra de las cicatrices, intento hacer nido —acaso inútilmente— en el