Poesias romanticas – receta de amor

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

SIGUIENDO LAS PRESCRIPCIONES DEL AMOR

debo tomarme tiempo, debo pensar,

ver mi situación como algo ajeno,

como un latido en el cuerpo de otro.

Debo taparme los oídos,

sacarme los ojos,

dejar de lado el amor irreflexivo.

 

He visto cruzar pájaros de cal, ¿es tu vuelo?

Y una vehemente península se desnuda,

¿es tu piel?

Me traes el amor cotidiano,

orgasmos de dicha fatal.

Me traes tu risa y me la tiras como una pedrada,

como un tiro de francotirador.

Y tus ojos… parece que tu corazón

se saliera a través de ellos.

Y tu voz como voz que no había oído.

 

Ya no puedo.

O te amo soportando el dolor del amor,

o te abandono soportando el frío

de los senos no tocados,

del corazón ausente,

de mis manos apresándote.

¡O talvez puedo!

Siguiendo las prescripciones del amor

debo aislarme,

debo buscar amor en mi almohada,

en mis chanclas.

 

Esta situación es como estar en un campo de tenis:

yendo de un lado a otro

entre dos sentimientos que se rivalizan.

Poesias romanticas – receta de amor




Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1416
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


El origen del hombre (poema)

UN HOMBRE SURGE DE LAS COSAS INVISIBLES, Pasa por lentas casas de piedra y de minerales, Por vegetales y hortalizas; Se hace una magnolia, Se hace una aglomeración de los tejidos palpitantes, Adquiere emoción, Movimiento, Se reproduce Y, finalmente, idea


Las enseñanzas de la vida

ENSEÑANZAS La enseñanza cotidiana de la vida debería servirnos no para acusar sino para comprender (comprender al que asesina, al que calla —se sabe que hay cosas delictuosas, pero permanecemos indiferentes—), para ser unos robles. Las enseñanzas de la vida


Cuando la distancia no sirve para olvidar

LAS DISTANCIAS no son el mejor camino para olvidar. Todo parece confluir a ti, todo parece traerte; oigo tu risa en estos corredores oscuros y mis besos te persiguen hasta desfallecer.   Las distancias más te recuerdan; y ante mis