POR EL FUEGO DEL JUEGO

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
JoelFortunato
Ver biografia completa

POR EL FUEGO DEL JUEGO…
Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

La mortandad vacía acalló la noche
un día sin cielo sin voz ni rostro
sólo la soledad aprisionada resuena
en los duros gestos que palpitan planos
los muros que muerden las grietas
los gritos de los besos deglutidos
los suspiros en la espalda muda…

¡ Por el juego del fuego jugoso !
Un ruego rugoso rutinario
¡ Por el fogoso gozo goloso !

¡ Tan archipiélago en su altura envuelto !
¡ Tan herido insinuante silencio angustiado !
Por las velas que al sol iluminan
Por las luciérnagas asesinas de las noches
Acribillando a la obscuridad toda
Entre el depósito elástico autómatas
Entre el propósito inhóspito autócratas…

¡ Por las espinas fatigados humos !
Una flor finge toda fragancia
¡ Por la inquietud arenosamente cruda !

¡ Sí, claro !… Porque el parque tiene las piernas
tan piedras tan delgadas las hambres de larvas
tan largas tan ocres los baños del tedio… ¡ Fuego !
De la rabia en la nieve en la siesta sorteada
Con el trono en la trama que truena y traga
La noche con rostro sin rastro rayano raudal
¡ Por el día melodía del oro y del fuego jugoso !

Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

POR EL FUEGO DEL JUEGO
Se habla de:                             


Acerca del autor



JoelFortunato
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 74
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Guerra es esa

GUERRA ES ESA que te hiere los ojos, que te nace en los músculos y se hace un hacha en busca de cabezas. Guerra es tener un gusano en el corazón. Y un mundo lleno de llamas porque dentro de


El fin de la guerra

VENIMOS A ENTERRARTE, venimos hacia ti, oh difunta, llenos de collares de los hombres que quedaron en el campo. Venimos con un pueblo de huesos al hombro, con una múltiple procesión de mejillas desbaratadas. ¡Confiésate ahora que el odio arde,


Poema a la cebolla

LA CEBOLLA sale en grandes filetes amarillos y se desnuda antes de entrar a los ojos. Luego entra también a la lengua untada de tomillo y aceite, y olvida su pasado en calderos atroces, en tenedores de palo, chillido sangriento