Porque te quiero

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

PORQUE TE QUIERO HASTA MORIR
y hasta el desmayo,
porque me lleno de ti en las horas que estás ausente,
y vuelas en medio de casas que no conozco,
y en los aires de un pueblo
en que recogida vives,
cercenado de ti,
ausente de tu pedagogía dulce.

Porque te quiero hasta el último hachazo.
Y talvez no te quiero.
Porqué aún te veo toda inimaginable
junto a esa plaza de escenas horribles,
y salgo los domingos
a revisar el correo
a ver si encuentro alguna palabra tuya.

Porque eres la más volcánica,
y la más mía en mis horas solitarias,
y la más ausente en mis brazos escondida.
Ya me veo derretido
junto a tus labios que todo lo incendian.
Ya me veo abandonado de ti,
junto a ti,
con nada ni nadie,
con alguien, con ninguna.

A veces no te quiero, es cierto.
Pero de nuevo te quiero,
de nuevo quisiera que fueras mi paloma
y yo tu cielo tibio.
Y quisiera que te durmieras suspendida,
y que te naciera el amor y que me naciera.
Aunque bien sé que puede ser o no ser,
y que el olvido se nos dio en el alma
al mismo tiempo que los labios;
y que ahora te quiero pero el mundo es ancho,
y que así como dolorosamente te vas
dolorosamente vuelves,
y que vuelvo a alojarte de nuevo en mis aposentos,
en las candelas de mi carne.

Porque te quiero

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1408
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Ultimamente no te he querido como debiera

ULTIMAMENTE no te he querido como debiera: Se me olvida que te amo y que eres hermosa, que si cierro los ojos tú me sueñas.   ¿Por qué busco en otras partes si tú estás aquí? ¿En algún sitio? ¿Por


Reflexiones para un enemigo

PALABRAS PARA UN ENEMIGO ANTIAMIGO   A-amigo, desamigo, antiamigo —jamás enemigo—: Yo no te odio por el hecho de que me odies ni me desangro porque en tus sueños me descuartices. Las cosas son bellas si se advierte su belleza:


La despedida

QUE INTERMINABLE FUE TU PARTIDA, y no por el hecho de no quererte sino porque detrás de esta cordillera, a lo hondo de la tierra indemne, también hay flores para tus manos, las cosas mías, mi inmutable ceño que se