Porvenir espoleado

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
JoelFortunato
Ver biografia completa

Porvenir Espoleado
( Neosimbolista )
Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Por ser del futuro una colección perdida
Por el rostro frío del puñal encendido
El eco al astro ora plata siendo oro
Dónde el viento tiembla su aliento
Y se templan las aspas de la brisa

En el trasluz castaño de promesas
Porvenir
Entre trémulas montañas sin entrañas
Espoleado
En el féretro sombrío cargado de laureles

¡ Oh, frescor soñoliento de la nieve !
¡ Oh, balas, botas, entre gotas rotas !
Los ladridos del cobre fallecen
En los lomos de las brumas
En los lobos con la espuma

Con el rostro erubescente de dúlcido turpial
Porvenir
De arpegios dónde hierven las pasiones
Espoleado
Con el son del pasodoble de la muerte

El futuro viene con sus ecos
Por el cuello con sus fiebres
¡ Un paso que pesa que peca que opaca !
La ensordecedora plegaria del bosque
La ribera que al labriego embate

Siendo la ilusión pesarosa rosa
Porvenir
Tambores que a la suerte imploran
Espoleado
Siendo la respuesta quejumbrosa rosa

El futuro ha regresado engrasado
Y se encuentra en el pasado
En el deseo insondable del secreto
En el fuego qué anida el hielo hilo
¡ Oh, fragua del mañana hecho agua !

Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Porvenir espoleado
Se habla de:                 

Enviar poema

Acerca del autor



JoelFortunato
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 68
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Un poema es fuego

UN POEMA ES FUEGO, y una mujer hermosa cuando anda con sus cabellos al viento es fuego, lentamente, como si sus ojos derritieran lo que tocan, como si su cuerpo echara humo y en convulsionadas terrazas, trincheras, persistiera.   Una


Una poesia sobre la poesia

UN POEMA AL POEMA “Ella sigue viva en las palabras de la madre que llora, en el discurso vehemente de las defensas y las acusaciones” El poema está en las grandes defensas. Es útil cuando los hombres pueden abrir la


Yo te ame

YO TE AME ENTRE ESTOS ARBOLES que aún te guardan, yo te amé con tus ojos espantados, a pesar de las caricias sangrientas y de ese odio mutuo que veíamos arder con veneración casi humana. Y también el amor. Pero