Puedo destrozarte esta noche

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

PUEDO DESTROZARTE ESTA NOCHE,

Llenarme de todos los fantasmas

Con que el amor nos ha perseguido

Y henchirte con ellos la boca.

 

Puedo enterrarte también en tu tumba,

Esperarte por años,

Marcharme en segundos.

 

Puedo hacerme viudo de ti y llorarte a gritos,

con la boca llena de las ceniza del fuego,

tendido en la sombra

(Puedo hacerme tu madre y negarte la leche).

Puedo mandarte todo mi olvido por correo,

dibujarte en esta carta todas mis angustias,

toda mi larga nausea.

puedo exprimirte en mis dedos y beberte,

sacarte los ojos para que no me mires

con esa mirada tuya,

perseguirte con mil fantasmas,

destrozarte mientras me gritas que me amas,

mientras me gritas toda el ansia

/del amor perdido.

Todo lo puedo,

hasta fingir que este amor no es una gota

que se incendia.

 

Puedo mañana hacerte una amapola y fumármela,

guardarte para siempre en mi bolsillo roto

y llevarte a la guarida donde arden las sombras.

Pero hoy,

acércate a mí con todo el cuerpo que te tiembla,

acércate y quédate en mis brazos

que puedo destrozarte en mi boca.

Autor: Joehan Romero

Puedo destrozarte esta noche

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1408
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Yo sigo aqui pudriendome

YO SIGO AQUI, PUDRIENDOME, sin saber nada de ti. Un día de estos voy a llamar a esa casa en que me pueden dar alguna razón tuya. Aún no, tengo miedo. Tengo miedo de que me digan que te has


El poema mas extraño

UN POEMA UN POCO RARO DESGUARGÜERADO Desguargüérame   Arriba Abajo Desguargüerate De felicidad o de pestaña   Alto; Desintegra a la mosca, Sus patas. Guargüero Agüero Eso es garganta   Desgargantado Desde orejas hasta tripas   Alto Abajo   Anestesiado


Un poema para Angela

ANGELA O EL ALBOR DE LOS ESPEJOS   Si el cielo es un grano de arena tú eres un playa. Si volar es tenerte, si llevas plumas en los brazos y yo te anido en la cueva de mi alma,