Puedo destrozarte esta noche

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

PUEDO DESTROZARTE ESTA NOCHE,

Llenarme de todos los fantasmas

Con que el amor nos ha perseguido

Y henchirte con ellos la boca.

 

Puedo enterrarte también en tu tumba,

Esperarte por años,

Marcharme en segundos.

 

Puedo hacerme viudo de ti y llorarte a gritos,

con la boca llena de las ceniza del fuego,

tendido en la sombra

(Puedo hacerme tu madre y negarte la leche).

Puedo mandarte todo mi olvido por correo,

dibujarte en esta carta todas mis angustias,

toda mi larga nausea.

puedo exprimirte en mis dedos y beberte,

sacarte los ojos para que no me mires

con esa mirada tuya,

perseguirte con mil fantasmas,

destrozarte mientras me gritas que me amas,

mientras me gritas toda el ansia

/del amor perdido.

Todo lo puedo,

hasta fingir que este amor no es una gota

que se incendia.

 

Puedo mañana hacerte una amapola y fumármela,

guardarte para siempre en mi bolsillo roto

y llevarte a la guarida donde arden las sombras.

Pero hoy,

acércate a mí con todo el cuerpo que te tiembla,

acércate y quédate en mis brazos

que puedo destrozarte en mi boca.

Autor: Joehan Romero

Puedo destrozarte esta noche




Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1416
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Otro le hara el amor

OTRO LA BESARÁ, OTRO LA AMARÁ YA SE FUERON TUS MANOS, se las llevó el viento, te fuiste toda; toda sin reparar el desgarro, como los barcos lejanos. Eres tú la leona sangrienta, prisionera en tu tierra de angustia. Yo


Poema corto de amor (Expresion)

EXPRESION   Déjame, amor, escribirte por esta noche, llevarte al centro del alma mía, paloma de mi sueño; déjame inventar tu voz, hacerte eco. y tus manos de golondrina, de cielo. Te pareces a las flores bajo el rocío, te


Camino mientras miro los dedos de mis pies

CAMINO MIENTRAS MIRO LOS DEDOS DE MIS PIES /en la punta de los zapatos. Ahora tengo conciencia de mí Y sé que mis dedos se han agigantado Y palpitan como si tuvieran un corazón en cada falange. Yo también palpito