Si pudiera tenerte

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

SI PUDIERA TENERTE, CEÑIRTE ENTRE MIS MANOS,

quizás no lo haría.

Y no lo haría porque nadie te espera,

Porque el horror es grande, porque no estás bien hecho

O porque está en juego la supervivencia.

Y si no te tuviera ni pudiera ceñirte entre mis brazos

Buscaría que un hilo, que un tallo saliera de la tierra

Y alzara sus manos al aire.

Estás muerto.

Ten engendró un alba descocida.

Doblaron tu horizonte como un soplo,

No… no como gruesas varillas en las fundiciones

O como viejos yunques

O fuertes almadenas.

Estabas frágil, irreprochablemente indefensa.

 

Pero yo también soy libre

Y por eso re recojo,

Te amamanto con mi saliva

Y te resucito en mi mente.

Creces.

Creces hasta las nubes o simplemente creces.

Eres la dulzura que vaga con la niebla.

 

Ayer eras imposible.

Mañana no.

No siempre está la guerra para mutilarnos

Pero algo nos mutila,

Un escozor o un odio…

El mundo reclama un poco de soledad.

 

Yo sé de quién es el latido y el germinar perpetuo

Y también de quién es la fragilidad insufrible como

/una tormenta insufrible.

 

Yo te llevo en mis brazos, te beso, te amamanto

—pareces una paloma inmóvil—

Y también te hundo, te hundo en la tierra

Con la esperanza de que retoñes.

Las cosas pasan.

Si pudiera tenerte




Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1416
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


El amor se cansa

EL AMOR SE CANSA   ¿Por que será que hay momentos en que el amor se cansa? En que intenta volar y rueda entre abrojos? Y dormir al lado de un bloque de hielo; mejor sería huir lejos buscando patria.


La malparidez existencial

CAIGO   Caigo como un árbol sin raíces, como una pluma, como una roca que se desprende de la peña. Caigo hasta tocar la llama, hasta hundirme en la danza de la ceniza; como viejos buques en el océano, como


Muriendome sin ti

HE AQUI QUE ESTOY SOLO, muriéndome, vida, muriéndome, tú lo sabes. He aquí que estoy visitando hospicios, manicomios, envenenándome con el recuerdo de las tardes, vida, muriéndome, sí, ya lo sabes. Ven, recoge mis cenizas, llévate los besos invisibles que