SOBRIO Y BENÉVOLO

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
JoelFortunato
Ver biografia completa

SOBRIO Y BENÉVOLO
Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

El polvo de la nada espera comer la mesa
del hambre de la cuchara exiliada la tarde
del mimbre de la cáscara verde la silla
del timbre de la casa sola la ventana.

Poque ya el cansancio del agua corre
humedecido el camino del destino yerto
fiel entre la piel del viento alegre
miel entre la hiel del aliento amargo.

Con el silencio que teje las canciones
del sabor de las noches difíciles
del dolor de las espadas olvidadas
del tiempo de las piedras encontradas.

Por las manos de los martes
entre los lunes de las lluvias
que brindan los tibios luceros
a las noches atrapadas y asustadas.

¡ Sí, sí !… Mira como vuela ese sueño
escondido en las campanas gastadas
en las lágrimas inútiles del recuerdo
del brazo que carga la luna.

Ya fosforece el palpitar de los huecos
de los tibios ecos de los laberintos
en las dulces pupilas que las palpan
en los viejos tiempos que no mueren…

Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

SOBRIO Y BENÉVOLO
Se habla de:                         




Acerca del autor



JoelFortunato
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 74
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Oye, nos hemos perdido

OYE, NOS HEMOS PERDIDO. En vano, nuestras manos imantadas, tu cuerpo tibio, nuestras unidades indecisas, los mitos que inventamos y las utopías que le cantamos a millas quemantes de la historia, nuestros dioses: los hemos perdido. Oye cómo el trueno


Psicosis maniaca bipolar

Este es un ejemplo de Hipertexto, tal como se maneja dentro de la metapoesía. PSICOSIS MANÍACA BIPOLAR                                           ME GUSTA el blanco que te crece por las noches                                         EL NEGRO en cambio es prematuramente ácido    NI QUE


Un poema sobre el mundo

LECCIONES DE UN PADRE AL HIJO EL MUNDO Hijo, el mundo es azul o cuadrado, corre y estrújalo contra las nubes, contra tu pecho, no te confíes demasiado, guarda tu centro. El mundo viaja y vela, se esconde en las