Te amo simplemente porque te amo

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

TE AMO SIMPLEMENTE PORQUE TE AMO,

porque eres madera para mi hoguera,

eres mi ciprés del Líbano;

hermosa como los lagartos,

mi pálida como las cabras de la nieve;

tienes en tu quijada el dolor de los centollos.

Tú eres mi cámbrica,

mi piedra de fuego dirigida hacia el ápex;

como un pólipo,

como un protozoo, cabes en mis mano;

te alcanzo y te envuelvo como a un estroma.

Te amo simplemente

porque eres hermosa como el Etna,

gigante como un sequoia,

tocada por los vientos nortes,

mi lagarta de azul turquesa;

mi carbonífera y mi aria;

eres hermosa como un apache,

y sobrevuelas mi sangre como un caballo marino;

mi araña volcánica,

mi cacatúa del trópico.

Te amo y te paseas por mi boca;

te amo y eres hermosa como el pangolín

y como una cacerola de moluscos;

tus ojos como dos ágatas,

tu nariz hermosa como la del narval

recorriendo los vientos árticos;

me elevas sobre las angustias,

mi palafito de cedro invencible;

eres hermosa y redonda como el volvox,

tu nombre es cien veces mejor que el de la ameba;

eres hermosa y te amo;

amor que recorres los vientos árticos,

mi aerolito encendido,

amor mío.

Te amo simplemente porque te amo

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1394
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Amor en la distancia

HAY DIAS EN QUE ESTAS TAN LEJANA, tan lejana, que es preciso hacerme también una piedra para entenderte. Porque piedras no son esas que nos lanzamos hasta desangrarnos, piedra es esa que inventamos cuando un beso se tiende entre nosotros


Yo te ame

YO TE AME ENTRE ESTOS ARBOLES que aún te guardan, yo te amé con tus ojos espantados, a pesar de las caricias sangrientas y de ese odio mutuo que veíamos arder con veneración casi humana. Y también el amor. Pero


Declarar la guerra

DECLARAR LA GUERRA es poner un pie sobre la bala que nos alcanza.   Imponer el secuestro, privar de la libertad a otros; y saber que nos ponemos a nosotros mismos en un exilio semejante.   Es la sangre que