Te amo simplemente porque te amo

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

TE AMO SIMPLEMENTE PORQUE TE AMO,

porque eres madera para mi hoguera,

eres mi ciprés del Líbano;

hermosa como los lagartos,

mi pálida como las cabras de la nieve;

tienes en tu quijada el dolor de los centollos.

Tú eres mi cámbrica,

mi piedra de fuego dirigida hacia el ápex;

como un pólipo,

como un protozoo, cabes en mis mano;

te alcanzo y te envuelvo como a un estroma.

Te amo simplemente

porque eres hermosa como el Etna,

gigante como un sequoia,

tocada por los vientos nortes,

mi lagarta de azul turquesa;

mi carbonífera y mi aria;

eres hermosa como un apache,

y sobrevuelas mi sangre como un caballo marino;

mi araña volcánica,

mi cacatúa del trópico.

Te amo y te paseas por mi boca;

te amo y eres hermosa como el pangolín

y como una cacerola de moluscos;

tus ojos como dos ágatas,

tu nariz hermosa como la del narval

recorriendo los vientos árticos;

me elevas sobre las angustias,

mi palafito de cedro invencible;

eres hermosa y redonda como el volvox,

tu nombre es cien veces mejor que el de la ameba;

eres hermosa y te amo;

amor que recorres los vientos árticos,

mi aerolito encendido,

amor mío.

Te amo simplemente porque te amo


Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1415
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


El temor a los enemigos

YA NO TEMO A ESOS ENEMIGOS que se pueden tocar. Ellos son sólo como olas terribles que se resuelven en espuma en la playa. Pero hay otros… y otros, más terribles para siempre, que te apresan, que te matan, que


Cuando una relacion termina

POEMA PARA CUANDO UNA RELACION SE ACABA YA TODO SE ACABO. Y siempre te quise; siempre te enredé entre mis sueños.   Ya todo se acabó. Y no te tengo.   Más, ay, amor, mi voz. Y otra voz. Yo


No te niegues al amor

NO TE NIEGUES AL AMOR, no te niegues a un imperio nocturno en que el aire arrastra voces. No te niegues a una espina dulce ni a esas hachas candentes que silban debajo de la tierra, ni al gemido de