Te quiero de noche y de dia

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

TE QUIERO DE NOCHE Y DE DIA,

muda o furiosa, a veces

te dejas tocar sin decir nada.

 

Te quiero por la mañana,

y te quiero cuando estás furiosa y te odio;

te quiero cuando te haces la mascarilla

y tengo que comer, a fuerza, fresas o aguacate;

a fuerza de quererte,

a fuerza de querer hacer de cada segundo

de nuestras vidas el primer instante,

no el último, como si ya no fuera a verte.

 

Te quiero en mediodía,

mía o distante a veces,

crucificada de ojos sobre el horizonte;

cuando nuestra choza se desbarata,

te quiero cuando sé que estás ausente

y cuando te crees, de veras, que ya no te hago

falta…

cuando mi boca en tu cuello te fastidia.

 

Te quiero de noche y de día,

cuando mi corazón no es tuyo ni de nadie,

pareces huir, reencontrarme,

feliz o desteñida en distantes muelles;

te quiero cuando no te quiero,

y también cuando me destripo contra ti

como una cereza madura,

cuando tu sombra se acerca hacia mí

y logra iluminarme.

Autor: Joehan Romero

Te quiero de noche y de dia

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1394
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Poema disfonico para una hembra

TE VI ENTRE LAS BARILLAS Y LOS MOTORES, caíste a un sitio donde mis brazos no existen, te rompiste las canillas y tus ojos siguieron volando con sus radares en órbita al vacío, caminaste a esas horas, buscaste en tu


Tu cabello

TU CABELLO   T              c            o              o                  d u             a          n              l              e b             d              a             l e              e              s          a l           a              j            n l              c               u            o o             o            g            c m             u         h o              e       e l             


La partida interminable

PARTIDA INTERMINABLE Qué interminable fue tu partida, y no por el hecho de no quererte, sino porque detrás de esta cordillera, a lo hondo de la tierra indemne, también hay flores para tus manos, las cosas mías, mi inmutable ceño