Teis para el perdon

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Orion de Panthoseas
Ver biografia completa

 

¡… si lograra disolver mi realidad por un instante

y comprender con precisión total la magnitud de haber vivido !

¡ si el don de la consciencia ardiera entre mis manos y nítido y clamándome lo oyera,

a qué virtud, o a qué pálpito de mal o de tormento, podría atribuir la voz de sus cenizas !

¿ … un hombre en sangre viva y desangrándose ? ¿ un flash del universo instituyéndolo…?

¿ o un cierzo frío y ululándole en el pecho, bajo el halo o grito de un tétrico candil ?

… levedad y fugacidad a trozos, a trozos mis yoes y porqués,

a trozos y a escrutinio y en mí la eternidad:

mi ser, mi ley, mi fuego;

… ah isla de esplendidez divina observándome entre mares y cielos empedrados con rescoldos púrpura,

con sus relámpagos y tímpanos, con sus duros guijarros,

y también, y aquí dentro, con sus fangos y nieves, sus tensas furias e infinitas y humanas ruinas;

… ah física y llama ingente del perdón que humildemente entrego y pido,

oh luz universal,

oh tú, oh tú,

oh canto mío.

 

http://www.oriondepanthsoeas.om

 

Teis para el perdon
Se habla de:

Enviar poema

Acerca del autor



Orion de Panthoseas
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1414
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Valpo en micro

Cada mañana viajo por la ciudad olvidada, aquella que cuenta secretos y nadie se detiene a escucharla. Imagino mientras avanzo las diversas historias contadas con cada persona un lamento de esta tierra soñada. Y es que somos ciudadanos del recuerdo;


A donde van las gaviotas?

¿A DONDE VAN LAS GAVIOTAS? ¿Esas preciosas bandadas cenicientas que vuelan lejos? Van por las arterias que queman nuestras pieles, van por la arena, por el mar, por el viento, van por azotadas playas que arrastra islas púrpuras y cuerpos.


Amo la estrujada latitud de tu cuerpo

AMO LA ESTRUJADA LATITUD DE TU CUERPO, cintura de carne, polvo que amo. Amo la curva de tus senos, la palabra que dices, tu silencio. Amo la cuarteada piel del venado (y no sabes que mientras parpadeas yo invento otro