TRASLUMBRARSE LUCTUOSO

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
JoelFortunato
Ver biografia completa

TRASLUMBRARSE LUCTUOSO
Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Por esa vez que vamos
a visitar los recuerdos
en la vieja memoria
cuando cierra la puerta
y el dolor congelado fingen
las alimañas carcomiendo cortinas
alguna vez enredaderas al sol…

*** En el mar de pan y trigo ***

¡ Deja para mañana todo
ese ayer
que no pasa
de ser olvido recordado !
¡ Aunque oliere alfileres
el aire
del polvo bajo el camino !

***En las horas ondas hondas ahora***

Porqué huele el dolor que olemos
en la sal de las colmenas.
¡ De ceniza que baila
matemática vendiendo abismos !.
¡ Qué ya olería adolorido sintiendo !
¡ Quebrando a la tristeza estupefacta !
Por el más allá que oía lo que olía…

*** Flores, plásticas, vapores, metálicos***

Multiplicando a los elocuentes sordos
aquéllo que hubieron olido dolidos
¡ Sí sintieran en el fondo !
En el gesto de alfileres
la punta acongojada
de las noches solitarias
del mínimo cangrejo con modestia.

***Sólo, por traslumbrarse, luctuoso, luctuoso***

Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

TRASLUMBRARSE LUCTUOSO
Se habla de:                         




Acerca del autor



JoelFortunato
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 74
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


CERCEAR SIGILOSO

CERCEAR SIGILOSO   En pedazos rencorosos ámbar pasan al mundo su cuenta del domingo disfrazados en otra nuez el fuego hace crepitar el nombre de estatuas en trocitos codo y palma nuevos pobres más que otras cosa sin acomodo muchísimo


Tu aliento

QUIERO SENTIR TU ALIENTO como la brisa que se desliza en la mañana, quiero sentir tu piel como la espuma serena de las aguas. Nada ha de cambiarte, las estrellas que mueren y su luz te alcanza. Déjame cubrir tu


El amor

EL AMOR Y el amor, ¿qué hay del amor? Después de algunas decepciones advierto que —para encontrarlo— es preciso dejar que buscar. El amor no se consigue, llega. Pero si llega ¿por qué nunca llega? Podemos hacernos viejos y morirnos,