Una carta de amor

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

FRAGMENTOS PARA UNA CARTA

 

I

 

En vano ha intentado olvidarte,

en vano he sido como un mar evaporándose

porque, tarde o temprano, vuelvo a ti;

en la lluvia,

en los ríos,

en los ojos de los barqueros que dirigen

la canoa al océano.

En vano intento matar tu recuerdo.,

tú llegas como ente la brisa o el silencio,

tu imagen me desvela en las noches,

aún te lloro mientras te escribo estas letras.

No hay otra, tú lo sabes;

además ella puede tener todas las palabras hermosas para mí,

pero mi corazón está en otro lado,

y mi sangre está en otro lado

y en vano intentas desbaratarla hasta hacer que más te ame.

Lo digo con verdad —tú me conoces—,

como un lago profundo en que se ve transparente

el fondo.

 

 

II

 

Sí, ya lo tengo comprobado,

cuando se trata de ti mi universo se derrumba,

cuando se trata de ti mis días giran sobre islas

del amor y el desengaño.

Te escribo y de nuevo la noche se agita;

te hablo y, entre más lo hago,

más me acerco al punto de partida,

como si un galopar nos llevara juntos

hacia la primera certeza,

hacia un continente lejano donde nuestros

corazones están desnudos y amándose…

en el silencio,

porque sólo cuando estamos solos y callados

puede surgir un mar sin que diga más que nuestras

bocas mudas.

 

III

 

Ayer te dije que eras “mi única”,

la mujer que llevo todos los días cerca de mi pecho.

Perdóname, si quieres ignóralo,

si quieres te digo lo contrario,

no es difícil;

si quieres puedo decirte:

Hace frío, pero puedo sobrevivirlo, sin ti,

debajo de las cobijas.

 

IV

 

Discúlpame, ya varios días sin escribirte;

ya por falta de tiempo,

ya por razón de no dolerme tanto tu ausencia.

Y es que ahora sí te siento tan lejana, como nunca,

sin las cuerdas aferradas ala garganta,

sin un corazón muriéndose al lado de un crepúsculo

/donde todo es vida.

Es cierto: voluble es mi alma como un mar,

y no sólo la mía, sino la del conjunto.

Todos nosotros hemos sentido querer

en algún momento;

pero a veces se nos va ese amor,

y vuelve,

varía, sube, baja y… al fin la ausencia lo extingue.

Por eso ya no hago camino a tu alma,

¿para qué ir donde uno no es esperado?

¿Dónde no hay unos ojos que brillan sólo porque te ven?

Pero, de pronto, no todo está perdido.

Hoy te vi… y ese es el problema,

porque cada vez que te veo vuelves a hacer nido en mi mente,

entonces, parece revivir de las cenizas

este amor que perdimos

—o quizás no revive—,

y no revive por el simple hecho de que nunca se ha muerto

sino que se ha mantenido oculto.

 

V

 

Definitivamente todo en nosotros es imposible,

nuestros destinos son ajenos y distintos.

Yo quiero marchar hacia el mundo donde la carne se desgarra

y se hace ceniza,

a ese mar de muertos quiero lanzarme

como un primer náufrago…

 

—¡Fueron tantos los días que pasamos juntos,

y tan pocos!—

 

Yo te juro que si conocieras el camino que he escogido

me comprenderías un poco,

el por qué de mis actitudes,

el por qué me aferró a ello con mis últimas fuerzas,

como un náufrago que se aferra a la última tabla.

¿Retórica inútil?

Sí, pero sólo en nombre de ese amor que te tuve,

en nombre de estas letras que han de ser siempre

un anónimo para tus oídos,

algo así como una ceniza que nunca nos quemó,

que no vimos arder en el fuego,

que no apagamos en los labios.

Una carta de amor

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1394
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Luz

LUZ Luz más luz todo es luz lux lúminux luz sobre tu boca sobre los techos luz líquida luz sólida luz que huele luz palpable luz con sabores luz en todo tu cuerpo luz en las estatuas y las peñas


A veces quisiera decirte

A VECES QUISIERA DECIRTE palabras indecibles A veces quisiera fugarme de ti para siempre A veces quisiera bombardearte a besos A veces apresar tu mano Y pasar las horas sin decirnos nada Pero yo te idealizo demasiado Y hasta creo


SIEMPRE METAMORFOSEADO

SIEMPRE METAMORFOSEADO Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ Poder, poder, muerte, engaño y muerte. Así es el viento, fantasma, poder, poder. Las golondrinas duermen sobre las espinas la paz huye alucinando con mil monedas las escamas escupen peces de fuego indefensos