Una mujer potranca

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

MI ARDIENTE POTRANCA, tus brazos son mi cárcel,

Mi grito de marcha,

Tus dientes son mis lianas

Y te desvisto sin pudores.

Hembra caliente, ahora que es de noche

Y las flechas caen,

Puedo acercarme,

Y tu rosado sexo parecido al de las potrancas,

Caen,

El cielo está ensangrentado

Y nuestro amor es como los alcoholes.

Mi pecho es tu pizarra,

Escribe en él tus signos,

Yo soy tu tigre

Y explotan nomás unas granadas a lo lejos.

Entretanto te tengo,

Y todavía eres codiciada entre esas montañas

Erectas

Como mi cuerpo cuando te acerco,

Hembra caliente de olor a yeguas,

Tu sexo en mi cuello es una metralla,

Y ya aún las espuelas amanecieron,

Resuenan

Brillan temblores,

Si estás entre los relámpagos

Estás entre mis dedos,

Y oigo tus gritos como las terribles locomotoras,

Oh densa lengua

Que lame mis miembros,

Te amo cuando cenicienta

Te acaricias las ansias desnutridas,

También a veces, también,

Y eres la tachuela en mis alpargatas,

Eres la mora que destripo entre mis pechos.

 

Ya está amaneciendo

Y llueven los muertos.

Pero yo te recuerdo mi potranca

Entre las flechas y los calcinados,

Yo gimo de orgasmo

Con sólo el olor de tus piernas separadas,

Entre las gentes,

Entre lo voluble de las piedras que se pierden,

Estallas a lo lejos, furibunda.

Eres la burbuja escarlata

Y te deshojo como un tamo en la canícula,

Te deseo y me pierdo en tus abismos.

Autor: Joehan Romero

Una mujer potranca

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1408
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Poema de amor deseperado

YO TAMBIEN ME IRE CON LOS OJOS AGONICOS, con la carne desgarrada, hacia la noche queme amamantó, hacia la sombra que, como el tiempo, todo lo destruye.   Mi grito manchado de sangre, mi grito pálido, no pudo ser bandera


DILECCION GENUINA

DILECCIÓN GENUINA Por esas sombras que beben las piedras corren los olvidos inaudibles inauditos perfumes del reflejo de las ausencias sepultadas en la siembra de silencios… ¡ Oh, dilección genuina ! En la lejanía serena… Y los latidos en la


Quizas la noche ya no nos junte

QUIZAS LA NOCHE YA NO NOS JUNTE Esta es la última vez que te escribo, no te miento. Tu silencio me fatiga, el enigma, amor: esa conspiración de los cuerpos. Lee calmadamente, serenamente, mis últimas gotas de sangre. Tus miradas