Una mujer potranca

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

MI ARDIENTE POTRANCA, tus brazos son mi cárcel,

Mi grito de marcha,

Tus dientes son mis lianas

Y te desvisto sin pudores.

Hembra caliente, ahora que es de noche

Y las flechas caen,

Puedo acercarme,

Y tu rosado sexo parecido al de las potrancas,

Caen,

El cielo está ensangrentado

Y nuestro amor es como los alcoholes.

Mi pecho es tu pizarra,

Escribe en él tus signos,

Yo soy tu tigre

Y explotan nomás unas granadas a lo lejos.

Entretanto te tengo,

Y todavía eres codiciada entre esas montañas

Erectas

Como mi cuerpo cuando te acerco,

Hembra caliente de olor a yeguas,

Tu sexo en mi cuello es una metralla,

Y ya aún las espuelas amanecieron,

Resuenan

Brillan temblores,

Si estás entre los relámpagos

Estás entre mis dedos,

Y oigo tus gritos como las terribles locomotoras,

Oh densa lengua

Que lame mis miembros,

Te amo cuando cenicienta

Te acaricias las ansias desnutridas,

También a veces, también,

Y eres la tachuela en mis alpargatas,

Eres la mora que destripo entre mis pechos.

 

Ya está amaneciendo

Y llueven los muertos.

Pero yo te recuerdo mi potranca

Entre las flechas y los calcinados,

Yo gimo de orgasmo

Con sólo el olor de tus piernas separadas,

Entre las gentes,

Entre lo voluble de las piedras que se pierden,

Estallas a lo lejos, furibunda.

Eres la burbuja escarlata

Y te deshojo como un tamo en la canícula,

Te deseo y me pierdo en tus abismos.

Autor: Joehan Romero

Una mujer potranca

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1414
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Hierosgamos

AMOR DICHO “Y si te vienes nos haremos juntos culebra, y luego que nos lleve el águila en su pico” Veo pueblos, raza de cóndores; hombres ausentes y lejanos; en la punta más alta de los olvidos, ecos, ruidos, voces,


Aparente soledad

En la soledad de una calle, abarrotada de gente. Veo la gente passar a mi lado sin girar la mirada, sin un rumbo aparente. Sin brillo en la mirada, si una sorisa en el rostro.   En aparente soledad, estoy


No es el mar

NO ES EL MAR, No es la noche, No son las alas agitadas de los pájaros, No son los cabellos sueltos, No son los ojos perdidos de un niño, No son los musgos temblorosos Crecidos en las casuchas desbaratadas, No