Yo voy por alcaldias

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

YO VOY POR ALCALDIAS
y por ojos,
por dientes y por gatos,
por angustia y por tribilines;
voy por televisores y por peñascos,
por antenas, por orugas, por moscas;
me detengo y acampo,
hago tic—tac con un lienzo de luna;
sigo,
prosigo el designio,
camino definitivo,
sin sentido,
por almas y por callejuelas,
por querubines de fresa,
transito,
por fornicaciones y por decesos;
voy por angustias,
con ojos de plástico o de perro;
voy por palomas y por alfileres,
por poemas
y por sus armas inservibles,
por su embrujo inservible,
por su pezuña,
por funerarias y por cafeterías;
voy por corazones ateridos como hielos,
voy por cementerios
y por bocas que huelen a difunto,
bocas que son una tumba,
que aman el silencio y envenenarse,
voy por espadas de mentira,
o de veras ¿voy por degolladeros?
Voy por dentro y fuera,
voy por el mundo y por mi propio túnel,
aferrado como hiedra,
voy por terrazas y por idiotas,
por astronautas, por estrellas y por sueño;
voy por ir,
sólo por no quedarme,
no mirar, retroceder, ver el ojo que se despide,
la legaña que se le escurre a la vida;
voy por la vida,
por musgos y por langostas;
voy por la muerte,
por heladerías,
por pies ampollados,
por calles y por costras,
voy en la vida por la muerte,
voy en la muerte por la vida.

Yo voy por alcaldias

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1414
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Juramento

JURAMENTO   Yo les juro que si no fuera porque ésta es la noche en que mi boca cese, les descifraría el amor como en copas despedazadas. Pero ahora, que todo y nada me sofoca, sólo les digo: crean en


Una carta de amor

FRAGMENTOS PARA UNA CARTA   I   En vano ha intentado olvidarte, en vano he sido como un mar evaporándose porque, tarde o temprano, vuelvo a ti; en la lluvia, en los ríos, en los ojos de los barqueros que


Flor infernal

FLOR INFERNAL Sembré una flor en el infierno con mis manos de greda retostada con mi cuerpo de bambú furioso la sembré en una enhiesta montaña o en un indeleble pozo terrible o en una inedia máxima Tú no has