Plegaria de un confinado

perdón, personas, reflexión y motivación, tristeza
 Poema al azar
Publicado por:
cayitarodriguez
Ver biografia completa

La soledad me acompaña

La tristeza está a mi lado

Muchos años he pasado

viviendo en esta prisión

No escucho la bendición

de mi madrecita amada

que tanto me aconsejaba

con amor puro y sincero

Amor que sí es verdadero

y que yo no valoraba

 

Mi niñez, mi adolescencia

etapas de mi tormento

Hoy en la adultéz me arrepiento

de esta vida tan sombría

Y desde esta celda tan fría

y con todo el corazón

les quiero pedir perdón

por todas las faltas mías

 

Los vicios se me acercaron

y en parte yo los busqué

Pero no sé cómo fue

pero en ellos si caí

Fue un infierno para mí

toda esta situación

que causó tanto dolor

 

y me trajo a esta prisión

Donde perdí el amor

el poco que yo tenía

Aquí no existe armonía,

cordura ni sensatez

y así siendo como es

tengo que sobrevivir

para así poder decir

a la juventud de hoy día

que no se dejen llevar

por la ambición y el dinero

estudiar es lo primero

con Cristo en el corazón

gozarás de libertad

sin tener que ir a prisión

 

Candelaria Rodríguez Cintrón 2016

 

 

 

Plegaria de un confinado

Enviar poema

Acerca del autor



cayitarodriguez
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 17
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


DECLINANDO…

DECLINANDO Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ Declinando… Esperan las gotas un desierto perdido tejiendo sonrisas al viento, acariciando recuerdos para la ceniza, los abúlicos regresan a sus cloacas en este lustro que se iguala a la decadencia de los


Hay frente a mí un ataúd

HAY FRENTE A MI UN ATAUD —estoy viéndolo—, con mis ojos de perro herido, con sangre marchita en las venas. Hay un hombre que más que hombre fue lo hueco de la flauta, la oquedad del posillo, la totalidad completa


mala decision

cuan triste es haber decidido mal, cuanto dolor y llanto he causado, tan inmerecido castigo otorgue a quienes tanto me han amado. tuve tiempo de reflexionar y huir, no hay excusas por mi accionar nada justifica lo que mal he