entre la vida y la muerte

personas, reflexión y motivación
 Poema al azar
Publicado por:
MARIA ARNALDO
Ver biografia completa

no te imaginas el placer y honor que es tenerte como amigo
cuantos años recorridos
yo soy tu hermano y un soldado en devoción
los golpes en la vida son muy crueles y aveces sale herido
aquel que no lo ha merecido
anoche supe que tu pequeña hija tuvo una convulsión
se encuentra en hospitalización
tan solo tiene unos meses de edad y esta entre la vida y la muerte
lo que te a ocurrido es terrible pero como siempre saldrás adelante
y yo siempre a pesar de todo te apoyare
la vi tan irritable y como de costumbre no me preocupe
luego vi aquella mirada perdida
nunca imagine que tendría aquel mal de familia
que su hija ahora este entre la vida y muerte por la epilepsia
el neurólogo nos dijo que no sobreviviría
tu pensabas de lo injusto y frágil que su destino seria
ya han pasado cinco años de ese incidente
el bien triunfo sobre la enfermedad
al final su hija vivió
y ahora es una niña de seis años con autismo
se que esa es otra dura batalla pero no caerás en el abismo
aunque te vuelvas a sentir entre la vida y la muerte
sabias muy dentro de ti que ese cerebro no quedaría igual
la vida te mando una hija especial
yo lo acepto como tal
por eso te admiro día con día mas
tu tienes un trozo de cielo ganado

entre la vida y la muerte




Acerca del autor



MARIA ARNALDO
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 41
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


solo sencillamente solo

mi mundo es un desierto donde voy muriendo no recuerdo la felicidad fue un 23 de mayo, lo detesto cuando el doctor me dijo que tenia una condicion en mi cerebro que hoy por hoy afecta mi comportamiento y van


Aaronit (nombre)

Acrostico de Aaronit A aronit hombre hermoso como una A urora R epleta de alelies que O rnan tu piel N ítida al amaneder que se I mpregna de T us múltiples fragancias. Acróstico, poemas y frases de Aaronit A


Sueño revelador

Negó su mirada al fuego, Derramando una melaza negra a modo de riego, La dirigieron entonces miradas atentas y frías, Y su pálida hermana También la observaba al inicio de su mañana, Que era el preludio de su día. En