LOS TRAJES USADOS

reflexión y motivación
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

LOS TRAJES USADOS

Tranquilamente ahueco en mis manos

todos los ríos donde se reflejó mi amor

y en todos siento el tambor de los latidos

y esconderse el sol en el crepúsculo con sosiego

También reposan mis ojos, y los dejo ir al mar

ya me amigué con la vastedad azul y sepulté,

antes que amanezca todo mi rencor en la derrota.

Ahora camino despacio viviendo las vidas pequeñas

sintiendo las veredas, en el estío o en la escarcha

Y escucho solitario en los médanos de siempre

la canción de las ninfas de los naufragios

que cantan sentadas en los maderos donde se asieron

 los hombres que arriesgaron y algunas madres del dolor

 y la luna temporal y enorme parece un mármol virgen

que espera el cincel que le dé forma a lo vivido.

También me amigue con las distancias,

con los muelles y su musgoso destino de espera

y sus silencios que no están tan callados

a los trajes usados y a al camino tantas veces equivocado

a alguna amargura arraigada en las arrugas

por no retener el viento de algunos días

a las manos que no están pero que aún las siento,

y con lo sentido que riega la sequedad del recuerdo,

y a lo que resta, que no es tan poco, aunque parezca nada.

A la raíz del tronco que le da fortaleza en la tormenta

y a la fuerza de sus hojas que no entregan su sombra

y a los ayeres que se fueron un día sin despedirse.

Carlos Brid

Derechos reservados

 

LOS TRAJES USADOS

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1414
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Acrostico de espiritualidad

Acrostico de espiritualidad Espiritualidad no es postrarse Sobre una roca y clamar la clemencia de ningún Padre oculto, sino que es ese efecto Irreversible que cambia nuestras vidas y que nos hace Reir, danzar, callar, meditar Ilimitadamente mientras contemplamos la


Te amo vida

Acróstico de te amo vida T odo tú lo representas; E res regalo de Dios. A hí donde tú te encuentras M e hallo, ya somos dos. O ye el susurro del viento; V e a los árboles danzar; I


Animales Inmortales

Camina el depresivo por la huerta con paso dudoso y agitado huyéndo de la noche despierta, que caza al ser angustiado   Sobre la rama de un limonero burlábase una corneja, cuando vio correr al viajero besando una cruz vieja