Un mundo olvidado

reflexión y motivación, sátira, tristeza
 Poema al azar
Publicado por:
GerardoLugo
Ver biografia completa

Bienvenido a mi lúgubre mundo
Un oscuro abismo sempiterno
En el que soy un vagabundo
Y también soy rey eterno

Mis fantasmas serán tu guía,
Mis demonios, tu agonía,
Aquí el aire es la tristeza
Y el mar melancolía

Te acompaña, sombra errante
Que bajo luz de luna se muestra
Ironía, combatientes y amantes
En una danza mortal y siniestra

Advertirás en el horizonte
Montañas de plata nubladas
Donde un sol negro se esconde
Y flores lloran pisoteadas

Alba y ocaso marchitan la piel
Bestias de corazón humano,
Cuervos y lobos bañados en hiel
Y un páramo yermo y desolado

Donde reinan las tinieblas
Allí yacen los poetas
Donde expiran las estrellas
Entre lápidas secretas

Un océano de sangre carmesí
Y un gran desierto congelado
Pues nada es tan hiriente aquí
Como ese beso ya olvidado

Impías lágrimas que se vierten
En un río envenenado
El que halle a este indigente
Me recuerde dónde he estado

No existe paz, tampoco guerra
Ni sentimiento inmaculado
Tan solo vive con la pena
De ver morir al ser amado

Un infierno o un paraíso
Al que es de bien o despiadado
Un demonio trimegisto
O un ángel extasiado

Vive un día y una noche
En mi mundo condenado
Y encuentra a aquel fantoche
Que es mi alma, es mi pasado.

Un mundo olvidado

Enviar poema

Acerca del autor



GerardoLugo
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Misterio Sumo

Silencio póstumo de fríos muros almas tibias recién abandonadas quedan reflexivamente abrumadas al ver quietas sus moradas. Los fieles con sus salmos, peregrinos más rosarios, ellos de oscuro y apenados lloran queridos huesos. Es la vida sin la sangre como


mataste a un ángel

eso que has cometido no lo justifica dios mataste a un ángel sin motivo ni razón quizás pudo haber estado en nuestra graduación y no lo sabrás porque tus burlas al suicidio lo han llevado como fuiste capas tus rechazos


Destino Ambiguo

El problema no es que el tiempo sentencie estar vivo, sino que condene estarlo, cuando el destino es ambiguo. Cuando te golpea despierto y te acaricia dormido. Cuando la mañana nace cálida y de pronto se torna sombría, tan fría