¿Te gustan mis ojos?

amor, otros poemas, reflexión y motivación
 Poema al azar
Publicado por:
David Pérez Pol
Ver biografia completa

¿Te gustan mis ojos?

pregunta pequeña y profunda como un dedal

pero no puedo responder

no los veo

Veo la mirada

y lo que esconden y no pueden

Veo las cicatrices y el brillo de los inviernos

Veo el calor de tu cuerpo expuesto como una sábana

Veo el gato agreste, los pequeños animales en celo

riendo como traviesas cerbatanas

Veo las noches solitarias repartidas por el mundo

Veo la bondad y el tesón y también la mansedumbre

que puede ser malvada

Veo la arcilla girando y girando en el torno de tus ansias

Veo los ríos que se quedaron sin habla

Veo las doncellas que fuiste y las mujeres que vendrán

Veo la ceniza de la muerte flotando en su lentitud

Veo la sustancia desarmada por el silencio suave del beso

Veo la tierra regocijada por el viento que la calma

Veo los amantes que fueron y no,

los que pudieron ser y los que aún están

Veo la pérdida, el desamparo

y también la furia y la llama

Veo el vapor del alcohol susurrando canciones al alba

Y también veo una lágrima quieta,

la permanente, la agazapada.

Pero no puedo aducir de sus ojos

nada realmente  detallado.

 

(del libro de poemas “Amapolas en las roderas y cigüeñas en los campanarios“, David Pérez Pol)

¿Te gustan mis ojos?
Se habla de:                         




Acerca del autor



David Pérez Pol
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 3
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


mi noche

MI NOCHE Anciosa y sola con.el.alma perdida entre muchas palabras sin.allar alegria asi me.encontraba angustiosa y vacia El amor me encontrara y.en.el.me.sumergire de un abraso lo conquistare y con.una.mirada lo atrapare Desde mi.cielo te.veo desde.mi noche.te.espero.con.mucho amor en.mi pensamiento de


DILECCION GENUINA

DILECCIÓN GENUINA Por esas sombras que beben las piedras corren los olvidos inaudibles inauditos perfumes del reflejo de las ausencias sepultadas en la siembra de silencios… ¡ Oh, dilección genuina ! En la lejanía serena… Y los latidos en la


Poema sobre los senos

TUS SENOS, MUJER, llenos de carne amada, como redondas frutas caras al paladar, como sabrosos duraznos y edénicas manzanas. ¡Cuán delicioso sería tocarlos! Qué hermoso que fueran de polen y que yo me transformara en abeja famélica… Entonces no pararía