¿Te gustan mis ojos?

amor, otros poemas, reflexión y motivación
 Poema al azar
Publicado por:
David Pérez Pol
Ver biografia completa

¿Te gustan mis ojos?

pregunta pequeña y profunda como un dedal

pero no puedo responder

no los veo

Veo la mirada

y lo que esconden y no pueden

Veo las cicatrices y el brillo de los inviernos

Veo el calor de tu cuerpo expuesto como una sábana

Veo el gato agreste, los pequeños animales en celo

riendo como traviesas cerbatanas

Veo las noches solitarias repartidas por el mundo

Veo la bondad y el tesón y también la mansedumbre

que puede ser malvada

Veo la arcilla girando y girando en el torno de tus ansias

Veo los ríos que se quedaron sin habla

Veo las doncellas que fuiste y las mujeres que vendrán

Veo la ceniza de la muerte flotando en su lentitud

Veo la sustancia desarmada por el silencio suave del beso

Veo la tierra regocijada por el viento que la calma

Veo los amantes que fueron y no,

los que pudieron ser y los que aún están

Veo la pérdida, el desamparo

y también la furia y la llama

Veo el vapor del alcohol susurrando canciones al alba

Y también veo una lágrima quieta,

la permanente, la agazapada.

Pero no puedo aducir de sus ojos

nada realmente  detallado.

 

(del libro de poemas “Amapolas en las roderas y cigüeñas en los campanarios“, David Pérez Pol)

¿Te gustan mis ojos?
Se habla de:                         


Acerca del autor



David Pérez Pol
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 3
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


La historia estaba alli

LA HISTORIA ESTABA ALLI, y cada una de sus palabras se podían revivir en ese espacio anónimo… cada pliegue de piel blanca, cada gancho que le traspasa sus muslos, cada letra que poco a poco se esfumaba. Y sin embargo


La omnisciencia

OMNISCIENCIA Señor que estás en la hogaza que desciende de la alacena antes de hacerse larva o tierra acumulada con el rojo frío que huye hacia todos los costados de esta piedra en las disimuladas miradas o en los pantalones


SOY UN LÁPIZ DISPUESTO

Soy un lápiz dispuesto a querer cada día, a dejarme la tinta en tu blanca figura, pues no es nada mi tinta sin echarse en tu hoja y no es nada tu hoja sin palabras escritas.   No me asusta