Caserío Subterráneo

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
Las poesías
Ver biografia completa

CASERÍO SUBTERRÁNEO

Autor:  JOEL FORTUNATO REYES PÉREZ

Por el suelo que dejó la suela

suelo pensar en la caza inquietante

el sueño en la casa descalzo

al desnudar al nudo

dulces dátiles del espíritu violines

victorias queman dolorosa su palmera

que suele ignorar piso y pasa

cuando nada pasa y todo pisa…

 

Cuando cuerda pierden los recuerdos

por el delirio de espejos rotos

sin pensar en la médula del nódulo

que mezclado hace mescolanza

al fugaz helecho incendiando

el cazador de bronce y arena alba.

 

Ya no podré vestirme con la brisa

del otoño en los barcos

ni abarcar la pequeña eternidad

del cerillo al trepar velas

con balas y balidos entre cuernos

por el bigote de marfil y marioneta

una vez asesinada la certeza.

 

Por eso, vamos a ver al taladro

en las humedades

que dejan al mar secarse

toallas equivocadas y arroyos sangrando.

 

En tanto la hierba hierve

verdes rumores de albergue

en las retinas con níquel

enjambres de puertas magras

y algodones con el rostro de pedrada

con el barato afán de las manzanas.

 

En la casa que suelo ver

de los casados por el bosque

busque y busque cazar

al sueño recién nacido

con la pasión atigrada camaleónica

del rebaño tibio y jabonoso

en la nueva cueva

desclavando las caricias de madera

el caballo en la legua luego

quita el desmonte de los lirios

entre la lira y el delirio…

 

Cada cabello es bello

valle y ballesta de caracoles impasibles

imposibles para la rana

en la rama como remo olvidado

un reno riñe y tiñe

al suelo que suele dejar cazado.

Autor: JOEL FORTUNATO REYES PÉREZ.

Caserío Subterráneo
Se habla de:                             

Enviar poema

Acerca del autor



Las poesías
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 1406
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


El ultimo poema de amor

FRAGMENTOS PARA LA ULTIMA CARTA Te estoy dando todo, corro el riesgo; te estoy dando mi desvelo, mi sangre, te abro mi pecho para que vea sus giros. Es cierto, cuando escribo soy más mental que emocional, pero de todas


Como decirle que todavia la quiero

TENGO QUE DECIR que aún me muero por tu cabello tibio, por tus ojos montañeros, que aún, mi lenta y dulce llovizna o hierba, te marco con hachas y cinceles delante del viento, llena de puentes clausurados. Aún te amo,


Cuando no se puede olvidar un amor

YA PASARON LAS NOCHES DEL TERROR, y aún guardo tu foto. No pasan. Aún me dueles en mi corazón selvático. Amor y desamor conjugados en la misma marea de mi corazón destrozado. Destrozado. Cómo me dueles toda tú y aún