¿Y qué si te vas?

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
elhombresinnombre
Ver biografia completa

¿Y qué si te vas?

¿Al parecer te irás no?

¿Intentas despedirte acaso?

¿Intentas desaparecer?

Mi mundo desaparece,

pero tú no.

El frío ya empieza a helarme el alma,

mientras tu calor se hace un espacio en mi corazón.

Y todo esto y aquello se desvanecerá,

poco a poco ¿Qué esperanza a uno le queda?

Pensamientos van, visiones vienen.

Se feliz, cada noche es mi deseo.

Sin embargo, el viento a mi favor no está.

Tales intenciones, no llegan, sino quedan,

divagando aquí adentro.

¿Se llegarán a ir?

Porque no son un tormento,

sino la mayor expresión

del mas sincero amor.

Ese amor que espera mucho,

y al mismo tiempo, nada.

Ese que se aventura mar adentro,

e intenta embotellar a este entero.

Ese que corre, imparable,

mas sus piernas roídas,

cuyos pies quedaron atrás.

Siempre se quiere más,

Y no es ambición,

pues no hablo de cantidad alguna;

hablo de intensidad y profundidad.

¿Para qué amar?

Se preguntan muchos,

solo complica mas la existencia.

Yo les digo,

Es simple,

para vivir.

 

Yo quiero vivir,

Por eso a tu lado siempre estaré.

 

 

 

 

 

¿Y qué si te vas?

Enviar poema

Acerca del autor



elhombresinnombre
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 2
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


La muerte es mentira

LA MUERTE ES MENTIRA La sangre derramada es mentira La voz se ha levantado en ecos Y se ha reconstruido en cánticos Los sepultureros se están muriendo de hambre Las funerarias se han convertido en misceláneas Y confiterías   La


Himno del cuerpo

HIMNO DEL CUERPO Tú vienes de antílopes y canto a tu cuerpo, cueva de relámpagos, destello en que me anego; canto a tu nariz que parece de durazno, canto a tu cuello, y a esa brasa, raíz de caricias, ojos


Las casas tiemblan

LAS CASAS TIEMBLAN y se caen. Hay bomberos. Y también mucho polvo, mucho polvo. Es curioso pero esos — tristes, abandonados, misérrimos — aún sea aferran a eso que llaman vida. Yo no sé, yo sólo escucho los gritos y