¿Y qué si te vas?

otros poemas
 Poema al azar
Publicado por:
elhombresinnombre
Ver biografia completa

¿Y qué si te vas?

¿Al parecer te irás no?

¿Intentas despedirte acaso?

¿Intentas desaparecer?

Mi mundo desaparece,

pero tú no.

El frío ya empieza a helarme el alma,

mientras tu calor se hace un espacio en mi corazón.

Y todo esto y aquello se desvanecerá,

poco a poco ¿Qué esperanza a uno le queda?

Pensamientos van, visiones vienen.

Se feliz, cada noche es mi deseo.

Sin embargo, el viento a mi favor no está.

Tales intenciones, no llegan, sino quedan,

divagando aquí adentro.

¿Se llegarán a ir?

Porque no son un tormento,

sino la mayor expresión

del mas sincero amor.

Ese amor que espera mucho,

y al mismo tiempo, nada.

Ese que se aventura mar adentro,

e intenta embotellar a este entero.

Ese que corre, imparable,

mas sus piernas roídas,

cuyos pies quedaron atrás.

Siempre se quiere más,

Y no es ambición,

pues no hablo de cantidad alguna;

hablo de intensidad y profundidad.

¿Para qué amar?

Se preguntan muchos,

solo complica mas la existencia.

Yo les digo,

Es simple,

para vivir.

 

Yo quiero vivir,

Por eso a tu lado siempre estaré.

 

 

 

 

 

¿Y qué si te vas?




Acerca del autor



elhombresinnombre
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 2
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Cuando te digo que te quiero

POEMA PARA DEDICAR CUANDO SE QUIERE A ALGUIEN CUANDO TE DIGO QUE TE QUIERO no lo hago por costumbre, o porque deba hacerlo, o porque quiero halagarte; lo digo porque me nace, porque no puedo resistirlo al contacto con el


Sitio del amor

SITIO DEL AMOR   En dónde, en qué inhóspitos, turbios sitios hallaré el amor. En qué tugurio de mi triste estancia habrá una mano esperándome, una boca esperándome con sus alas quemadas. Dónde, en qué inhóspitos cuerpos reventados habrá una


Poema mistico sobre el falo

MI FALO ES UNA ESPADA DE FUEGO y la habitan querubines, astros, destellos, ríos de semen que corren como un ángel desnudo y angustiado, como un dios humano en su llamarada blanca, como un bambú rojo más sagrado que un