mataste a un ángel


Publicado por:
MARIA ARNALDO
Ver biografia completa
Poema aleatorio:

hermanita


reflexión y motivación, tristeza, valores

eso que has cometido no lo justifica dios
mataste a un ángel sin motivo ni razón
quizás pudo haber estado en nuestra graduación
y no lo sabrás
porque tus burlas al suicidio lo han llevado
como fuiste capas
tus rechazos en cierta forma lo han matado
sabíamos que tenia un tipo de epilepsia y que era retrasado mental
que no era igual
el no aprendía a la misma velocidad de los demás
pero eso no te importo y decidiste ir mas allá
y eso se llama discriminación
el informe final del forense dijo que ademas tenia depresión
pero eso no me lo trago yo
hoy veo tu ignorancia y lloro
dices que si tenia problemas mentales aquí no podía estar
como si tuvieras la potestad de escoger quien se puede quedar
y ¿cual es la conclucion al final?
es que mataste a un ángel especial
que deseaba luchar a pesar de su retardo mental

mataste a un ángel

Acerca del autor


MARIA ARNALDO
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 41
Cómo mostrar mi imagen


Poema anterior:

«

eso que has cometido no lo justifica dios mataste a un ángel sin motivo ni razón quizás pudo haber estado en nuestra graduación y no lo sabrás porque

Poema siguiente:

»

eso que has cometido no lo justifica dios mataste a un ángel sin motivo ni razón quizás pudo haber estado en nuestra graduación y no lo sabrás porque


Poemas recomendados

VUELVE PALOMA

    Paloma que has  dejado Tú palomar, paloma que has  huido en una noche  Fría dejando a tus huevecillos a la deriva … en su enorme y

Odio

Odio. Odio mi peinado de todos los días. Odio comer tanto. Odio dormir casi todo el día. Odio soñar tanto. Odio tener que levantarme temprano. Odio ir a


Quiero

Querer ha sido reconocido, se alza por sobre toda virtud y desposiciona al deber aspirando a convertirse en ley de vida y motor de logros sumamente egolatras y

Una Mano Olvidada

Al pasar en las viejas calles, No encontraba a los delincuentes O a los vándalos malvados. Pero al caminar entre el suelo manchado y olvidado, me arrodillo ante