el castigo del infierno

sucesos y fenómenos
 Poema al azar
Publicado por:
MARIA ARNALDO
Ver biografia completa

hace días un mosquito me pico y yo ni me preocupe
pero todo empezó con unas ronchas en las piernas
poco a poco se me estendio a todo el cuerpo
al igual que el dolor infernal que comenzó en las rodillas
y ahora lo tengo en toda mi anatomía
lo peor es que no se quita con ninguna de las medicinas
es sábado y me quedo en casa pues tengo fiebre de mas de cuarenta
estoy retorcida en mi cama y no puedo ni caminar
ni te cuento de la picazón que no se puede aguantar
que me rasque tanto hasta hacerme sangrar
el castigo del infierno no es un dolor de muelas
hoy me encuentro enferma por un virus y con las manos hinchadas
el castigo del infierno te pondrá las articulaciones como jamón malo
el castigo del infierno me toco a mi
desde que empezó esto tengo la vida patas para arriba
no puedo ni escribir y parece que el informe voy a reprobar
y las ronchas en la boca son lo peor, mi madre hizo hallacas y yo ni las pude probar
y yo por las nauseas logro dormir
el demonio hecho virus se instalo en mi cuerpo y no hay exorcismo que lo haga salir
fui al medico y me dijo
mija yo creo que tiene chikungunya pero por la escasez de materiales no lo puedo confirmar.

el castigo del infierno

Enviar poema

Acerca del autor



MARIA ARNALDO
Escritor(a) en laspoesias.com
Ver biografia completa
Poemas publicados: 41
Cómo mostrar mi imagen

Poemas recomendados


Acrostico de sismo

Seriedades a todas estas, semana ficticia, incidencias y epistemología solidaria, sin esfuerzo no hay paz, sin lucha no hay victoria, mañana tenemos otro día de conferencia. Orientaciones y xilofonista rutinaria. Saber y saberlo demostrar es saber dos veces, invitado mirando


ADORADA HUÍDA

ADORADA HUÍDA Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ A Dora Da Huída Por donde huye el viento pasajero de los ecos huecos tejedores de las canciones en el horizonte de las tortugas ¡ Una soldadura de esperanzas se instalan ! Se


Sosticiales

  … al sonido o eco de la luz, el amor susurra, cura y limpia; por los arrozales extiende su semilla verde, el canto verde, y el corazón lo ve y escucha; y en las praderas, junto al orbe del